Comienza la demolición de la presa de Inturia, en Elduain

La presa supone una barrera para todas las especies piscícolas que habitan esta zona del río Leitzaran

SAN SEBASTIÁN , EFE
Comienza la demolición de la presa de Inturia, en Elduain

Las obras de demolición de la presa de Inturia, situada en el río Leitzaran, en el término municipal de Elduain, han arrancado con el objetivo de eliminar en distintas fases este "obstáculo artificial" de 12,5 metros de alto y 51,4 de largo, que se encuentra actualmente en desuso.

Según ha informado la Diputación de Gipuzkoa en un comunicado, estos trabajos se enmarcan dentro del proyecto europeo Guratrans, una iniciativa de cooperación para mejorar la gestión de los ríos del Pirineo Occidental, en la que participan la institución foral, la Agencia Vasca del Agua-URA y la Fundación HAZI.

Las obras consistirán en el derribo de la presa de Inturia, que supone una "barrera totalmente infranqueable" para todas las especies piscícolas que habitan esta zona del río Leitzaran, muy alterada por la proliferación de azudes y presas.

En estos momentos, Inturia se encuentra en desuso, supone el obstáculo más importante de la citada cuenca e interrumpe drásticamente la relación ecológica entre los tramos del río que se sitúan aguas arriba y abajo.

La misma fuente ha asegurado que en el caso de no demoler la presa, esta infraestructura acarrearía numerosos gastos ya que, pese a estar en desuso, requiere revisiones periódicas para comprobar su seguridad y, en su caso, inversiones en su mantenimiento.

Cuatro fases

Debido al tamaño de la infraestructura y al gran volumen de sedimentos acumulados en el embalse, el derribo de la presa de Inturia se abordará en cuatro fases.

De esta manera, en cada actuación se demolerán tres metros de altura, con lo que el volumen máximo de sedimentos no superará los 60.000 metros cúbicos, una cantidad similar a la liberada con el derribo de otras presas en las que no se han producido incidencias importantes aguas abajo.

La primera de estas fases de demolición ha arrancado ya y concluirá a mediados de septiembre, mientras que la siguiente está prevista para agosto de 2014.

Únicamente se realizará una fase de demolición a lo largo de un año, con lo que se dispondrá de tiempo suficiente para evaluar los cambios que se han producido en la cuenca, ha señalado el departamento foral de Medio Ambiente.