Un torneo sin favorito claro

El Seis Naciones comienza hoy con el Gales-Irlanda y el Inglaterra-Escocia. El quince de la rosa presenta su credencial tras su reciente victoria contra los All Black.

SERGIO EGUIGURENDIARIOVASCO.COM
Un torneo sin favorito claro

San Sebastián. La edición número 119 del torneo europeo de rugby de selecciones nacionales, el decimocuarto Seis Naciones, llega puntual a su cita como todos los años por estas fechas. La decana de las competiciones internacionales se presenta en esta edición llena de incógnitas sobre el liderazgo del rugby europeo, ya que un Gales descompuesto defiende el título, aunque a priori la selección con más posibilidades de llevarse el trofeo es Inglaterra a tenor de sus últimos resultados.

En efecto, País de Gales afronta el torneo en un momento difícil tras cosechar siete derrotas consecutivas en los test-match de verano y otoño (cuatro ante Australia, y contra Samoa, Nueva Zelanda y Argentina en Cardiff). Los dragones presentan un equipo con cinco debutantes y con bajas importantes (Alun-Wyn Jones, Davies y Charteris), aunque recuperan al tercera Ryan Jones, a Lee Byrne, al pilier Adam Jones y al tercera Dan Lydiate, elegido mejor jugador del torneo en 2012. Los entrenados por Danny Wilson lo tendrán difícil para renovar el título del año pasado, cuando además ganaron la Triple Corona y el Grand Slam.

Inglaterra, segunda el año pasado y organizadora del Mundial de 2015, es el equipo que parece contar con más posibilidades en la presente edición, si se atiende a sus resultados en los encuentros de test-match. Aunque es cierto que los de Stuart Lancaster perdieron tres veces y empataron una contra Sudáfrica y cayeron contra Australia, los resultados de esos encuentros fueron muy ajustados. Pero lo que pone a Inglaterra en la posición de favorito es su victoria contra los All Blacks (38-21) en Twickenham, que finiquitaba una racha de veintitantos partidos invictos de los neozelandeses. Además, los de la rosa cuentan con un calendario favorable: reciben a Italia, Escocia y Francia, mientras que se desplazarán a Cardiff y Dublín.

Por su parte, Irlanda, tercer clasificado en 2012, recupera al carismático Brian ODriscoll (120 caps), pero la capitanía pasa a Jamie Heaslip. ODriscoll se perdió el torneo del año pasado por una lesión de hombro y tampoco estuvo presente en los recientes test-match por una fractura de tobillo.

Los del trébol pierden a OConnell, Ferris y Bowe y contarán con seis debutantes, además de Kearney, que regresa al puesto de zaguero. En sus últimos partidos, los pupilos de Declan Kidney han caído tres veces contra Nueva Zelanda y han ganado a Fidji y Argentina. Su calendario es bueno, ya que recibe a Inglaterra y Francia.

En el caso de ODriscoll, volverá a ser parte de la zona central de la cancha y tendrá a su lado a Gordon DArcy. Rob Kearney quedará al fondo, como arriere, mientras que Sean OBrien formará la tercera línea junto a Jamie Heaslip y Peter OMahony.

Francia llega como outsider al torneo después de sus buenos resultados en los partidos de test-match (una victoria y una derrota contra Argentina y sendos triunfos contra Australia, Argentina y Samoa).

Si su juego, aunque todavía en construcción, no genera muchas dudas, sí lo hace el hecho de que el efectivo francés está diezmado por las lesiones, sobre todo en la línea de tres cuartos. Además, su calendario es complicado, con salidas a Twickenham y Aviva Stadium, en Dublín.

Por su parte, Italia, quinta el año pasado, intentará dar un paso más en su progresión. A las órdenes del francés Jacques Brunel, los transalpinos hicieron sudar a Australia en noviembre (22-19) y hay que recordar que en el torneo del año pasado ya pusieron contra las cuerdas a la mismísima Inglaterra (19-15) y que en 2011 venció a Francia por 22-21. El equipo para este año es muy experimentado, aunque sufrirá algunas bajas importantes. Brunel incluyó al segunda línea Valerio Bernabó ante las posibles lesiones de Antonio Pavanello y Joshua Furno.

Escocia, último clasificado el año pasado, se enfrenta a Inglaterra en Twickenham, en el inicio del Seis Naciones. Entre las novedades incorporadas por su técnico, Scott Johnson, se encuentra la presencia de Sean Maitland, oriundo de Nueva Zelanda, y también estará presente el tercera línea de Montpellier, Johnnie Beattie, que será el número ocho. Kelly Brown fue designado como capitán, un rol que ya conoce desde los tiempos de Robinson.

El equipo del cardo está en plena transformación. En palabras de Johnson, «creemos que Kelly tiene las cualidades que estamos buscando para ser capitán de Escocia. Tiene conocimiento y experiencia y eso es bueno para este equipo. También estamos buscando nuestro grupo de liderazgo, es por eso que voy a nombrar dos subcapitanes». El balón oval recupera el protagonismo.