«Mi gran sueño es ganar el Open USA»

La tenista Garbiñe Muguruza, hija de un eibarrés y nacida en Caracas, se prepara en Barcelona

P. ECHÁNIZ
«Mi gran sueño es ganar el Open USA»

Tiene doble nacionalidad española y venezolana. Nació en Caracas pero vive desde los seis años en Barcelona y allí entrena con gran intensidad para ser una de las mejores tenistas del mundo. Según los expertos, Garbiñe Muguruza, de 19 años, es una de las mayores promesas de este deporte y ya se ha asomado a las cien primeras en la lista de la WTA, llegó a estar la 93 y ha terminado la temporada en el puesto 108. Junto con Lara Arruabarrena forma un dúo de tenistas guipuzcoanas con un futuro fantástico.

El año 2012 le ha permitido a Garbiñe asomarse al tenis profesional. Gracias a una wild card se libró de jugar la previa del Masters de Miami y en las pistas estadounidenses justificó esa condición de gran promesa al superar a dos jugadoras de elite, Vera Zvonareva, ex número 2 del mundo y a Flavia Panetta, que fue la décima mundial, antes de caer ante la futura campeona, Radwanska.

«Aquellas victorias han sido muy importantes para mí. Afronté los partidos con tranquilidad, aunque con mucho respeto a las rivales. Sabía que no tenía nada que perder. Según iban avanzando los juegos, me di cuenta de que podía ganar, me lo empecé a creer y pude superar los nervios».

Garbiñe ha ganado siete torneos del circuito internacional ITF de promesas y ahora busca una plaza entre las grandes. En Roland Garros estuvo a las puertas de pasar la fase previa, pero cayó precisamente contra la otra gran promesa guipuzcoana, Lara Arruabarrena.

«Lara me ganó bien en París, sobre todo en el primer set en el que me dominó con claridad. Luego mejoré pero no pude con ella. Conozco muy bien a Lara, creo que hemos jugado cinco partidos y he ganado tres. A ella le va mucho mejor la pista de tierra, porque juega más con parábola, yo me muevo con más rapidez y prefiero las pistas duras. Incluso creo que me irá bien la hierba, aunque hasta esta temporada no había jugado nunca en este tipo de pistas».

En efecto, Garbiñe apunta grandes condiciones para las pistas sintéticas. Tiene un físico espectacular, mide 1,82 , y pega fuerte a la bola. Su entrenador, Alejo Mancisidor asegura que parece una jugadora de Europa del Este. Y hablando del técnico irunés afincado en Barcelona, sus consejos se centran en que la joven tenista explote sus buenas condiciones.

«He acabado bien el año, he progresado pero creo que todavía tengo que mejorar mucho en el aspecto físico. Y también trabajo el saque y el juego en la red. Es algo en lo que insiste Alejo».

Para ello, Garbiñe dedica toda la jornada a los entrenamientos. «He acabado el Bachillerato y he decidido hacer un paréntesis en los estudios para volcarme en el tenis. Si no me va bien, siempre puedo volver a los estudios, pero ahora mismo no tengo tiempo. Entreno unas siete horas al día en Barcelona».

Todo ese esfuerzo para llegar lejos en el tenis. Su ilusión se centra en un torneo: «Mi gran sueño es ganar el Open USA. Es el torneo que más me gusta, para mí es el más grande».

Padre pelotazale

La historia de Garbiñe Muguruza está muy vinculada a Caracas, donde nació en octubre de 1993.

«Mi padre José Antonio Muguruza es eibarrés y fue a Venezuela con 26 años. El no tenía ninguna vinculación con el tenis, le gusta jugar a la pelota. Tiene una empresa de metales. En Venezuela el tenis apenas existe a nivel profesional, allí lo que interesa es el béisbol. Mi madre, Scarlett Blanco, es venezolana»,

Comenzó a jugar a tenis a los tres años porque antes lo hicieron sus dos hermanos, Igor y Asier. Y pronto se vio que tenía condiciones para este deporte.

«Desde que tengo seis años vivimos con mi madre en Barcelona, donde continué jugando a tenis en la escuela de Bruguera. Mi padre va y viene a Venezuela».

Le gusta cocinar, leer y escuchar música. Sus grandes ídolos tenísticos son Serena Williams y Peter Sampras.

Ahora son semanas de trabajo oscuro e intenso en Barcelona con el grupo Elitia que cuenta con muchas de las mejoras jugadoras españolas, a la espera del comienzo de la nueva temporada que se abre en fechas muy señaladas.

«Precisamente el día de Navidad salgo de viaje hacia China para jugar mi primer torneo, que comenzará el día 30. Todavía no está hecho el cuadro y no sé si tendrá que jugar la fase previa».

Recibirá al nuevo año, por tanto, en tierras chinas. Un 2013 que puede ser todo un espaldarazo para Garbiñe.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos