Condenado en Donostia por colgar fotosde su exnovia desnuda en Facebook

El acusado suplantó la identidad de la víctima en Facebook y amenazó a sus amistades

JAVIER PEÑALBA , SAN SEBASTIÁN

Un juzgado de Donostia ha condenado a doce meses de prisión a un joven de 23 años que colgó en su perfil de Facebook fotos de su exnovia desnuda. El acusado deberá igualmente indemnizar a la joven con 4.000 euros.

Los hechos se remontan a 2010 cuando el inculpado, Adnan S., de nacionalidad marroquí, inició una relación sentimental con una chica que finalizó en diciembre del mismo año por decisión de ella.

La resolución judicial precisa que el acusado no aceptó la ruptura sentimental y comenzó a amenazar y coaccionar a la víctima «con el fin de perturbarle e impedir que realizase una vida normal», se indica en la sentencia, dictada por el Juzgado de lo Penal 1 de Donostia.

Con este propósito, el inculpado empezó a realizar multitud de llamadas telefónicas, al tiempo que le remitió mensajes sms al móvil con contenido intimidatorio y amenazante. Además, «con ánimo de vejarla», precisa el fallo, colgó fotos de carácter íntimo de su expareja en el muro de su perfil en Facebook en las que aparecía desnuda y semidesnuda. Eran imágenes que ella misma se las había remitido previamente por messenger y email.

En su campaña de descrédito, el acusado también se hizo pasar por su exnovia en la citada popular red social y remitió escritos insultantes a las amigas de la joven. Asimismo, la suplantó en varios chats y mantuvo conversaciones con allegados, a quienes dirigió expresiones injuriosas graves.

Poco antes de que se produjera la ruptura definitiva de la relación, el inculpado modificó las claves del messenger y las de Facebook y comenzó a remitirle textos intimidatorios, la mayor parte de ellos con la finalidad de que reanudaran la relación. De esta forma, le transmitió su intención de suicidarse y también le hizo saber que utilizaría las fotos comprometidas que había recibido. Igualmente, le amenazó con desvelar a su madre la relación que mantenían, ya que ésta no era conocida por la familia de ella.

Como quiera que la víctima rehusó responder a los mensajes, el inculpado terminó por contactar con la madre de la chica, a quien relató que estaba saliendo con su hija y le advirtió que si le denunciaba «iría a por ella, a por su marido y a por su hijos».

La sentencia precisa que tras la ruptura sentimental el joven amenazó en multitud de ocasiones a la chica. «Te voy a hacer la vida imposible», «tienes que volver conmigo porque eres mía» o «si me dejas me mato», fueron algunas de las expresiones que escuchó. En ocasiones, el acusado la intimidó con enviarle a unos sicarios para «hacerle daño».

El acusado no podrá acercarse durante cinco años a menos de 200 metros de distancia de la víctima.