El último adiós a Iñigo Cabacas

La parroquia del Corpus Christi de Bilbao, a pocos metros de donde cayó herido de muerte, ha acogido su funeral

ELCORREO.COM , BILBAO
Velas en recuerdo de Iñigo Cabacas./ Borja Agudo/
Velas en recuerdo de Iñigo Cabacas./ Borja Agudo

Recogimiento, serenidad y dolor contenido. Los familiares, amigos y simpatizantes del Athletic acaban de despedir así dentro y fuera de la parroquia del Corpus Christi, en Bilbao, a Iñigo Cabacas, el joven de 28 años que murió el lunes a consecuencia del impacto de una pelota de goma lanzada por la Ertzaintza durante los incidentes que se produjeron el jueves tras superar el equipo rojiblanco al Schalke 04 en la Europa League.

Al acto religioso han acudido, en representación del Athletic, Carlos Gurpegui, Aitor Ocio y José Ángel Iribar. Al principio de la ceremonia, presidida por el vicario Ángel María Unzueta, éste ha leído un mensaje del obispo de Bilbao, Mario Iceta, que se ha sumadol dolor de los familiares y allegados de Iñigo. "Me uno al deseo de quienes quieren servir a la verdad y a la justicia mediante el esclarecimiento de los hechos y la asunción de las responsabilidades pertinentes".

En la homilia, el oficiante ha dicho que "hemos podido quedar aturdidos o paralizados por la muerte de Iñigo" y, ante eso, ha hecho un llamamiento a los presentes, que abarrotaban el templo, a "ponernos en pie, a caminar por la senda de la solidaridad" y " sacar lo mejor de nosotros mismos en medio de estas circunstancias tan dolorosas".

Unzueta ha destacado que los días de agonía de Iñigo "ha coincidido casi exacatamente" con las fechas en las que la comunidad cristiana celebra la muerte y resurrección de Jesús". Y ha añadido que, al ser la muerte del joven "producida por violencia injusta, se asemeja a la de Jesús"

Desde una hora antes de la ceremonia religiosa y durante ésta, centenares de personas se concentraban en el lugar en el que Iñigo recibió el impacto. Los ciudadanos han seguido colocando flores, velas y bufandas del club rojiblanco en ese punto, situado a escasos metros de la iglesia en la que se celebrab el funeral. En el tramo de Licenciado Poza en el que se encuentra el templo, había más gente concentrada en silencio que la que ha podido asistir a la ceremonia.

La Policía municipal se ha visto obligada a cerrar la circulación viaria en la calle Licenciado Poza, en la que está ubicada la Iglesia. Asimismo, los establecimientos hosteleros de la zona han cerrado sus puertas en señal de duelo entre las 19.00 y las 19.30 horas. Además, las ventanas y balcones exhiben banderas del Athletic con crespones negros.

Causas de la muerte

La autopsia al cuerpo de la víctima confirmó ayer que la lesión mortal en el cráneo se debió al impacto de una pelota de caucho como las que usaron los antidisturbios de la Policía vasca en el callejón de María Díaz de Haro donde el joven celebraba con sus amigos el logro del Athletic. Iñigo, que quedó tendido en el suelo a consecuencia de las heridas sufridas durante los incidentes, fue trasladado poco después al hospital de Basurto, donde falleció el lunes tras 72 horas en coma.

Los hechos que rodearon la muerte del joven están siendo investigados por el Departamento de Interior, cuyo responsable, Rodolfo Ares, ha prometido que se llegará "al fondo del asunto cueste lo que cueste". Es lo que han pedido la familia y los amigos de Iñigo, al igual que responsables políticos como el alcalde de Bilbao.

Solo la denominada izquierda abertzale ha politizado la tragedia hasta el punto de que la cuadrilla del joven fallecido ya tuvo, el lunes, que acallar a quienes gritaban consignas políticas durante el homenaje que tributaron a su amigo en el lugar donde cayó herido de muerte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos