Bildu propone la estación de autobuses de Donostia bajo el jardín de la Memoria sin el apoyo de PP, PNV y PSE

Dicen que las negociaciones con el Gobierno Vasco para la otra parcela de Riberas de Loiola no han dado fruto

CRISTINA TURRAU AINGERU MUNGUÍA , DV. SAN SEBASTIÁN
Bildu propone la estación de autobuses de Donostia bajo el jardín de la Memoria sin el apoyo de PP, PNV y PSE

El gobierno de Bildu en el Ayuntamiento de San Sebastián ha propuesto hoy construir la estación de autobuses de forma soterrada bajo el jardín de la Memoria, en Riberas de Loiola. Se trata de una parcela de titularidad municipal, junto a la iglesia Iesu de Rafeel Moneo.

La estación tendría una planta de subsuelo y 29 dársenas de autobuses. Todas las entradas y salidas de la ciudad se llevarían a cabo por la autovía del Urumea. «La estación se ubicaría junto al intercambiador previsto por Eusko Tren (Topo) y los ferrocarriles de Adif», dijo el concejal de Movilidad Jon Albizu. «El proyecto respeta la entrada futura del Tren de Alta Velocidad, independientemente de que el mismo llegue o no a Donostia. Proponemos esta alternativa porque las negociaciones con el Gobierno Vasco para implantarla en la parcela anteriormente prevista en Riberas de Loiola no han dado resultado».

Los concejales donostiarras Ricardo Burutaran y Jon Albizu, y el director de Obras y Proyectos del Ayuntamiento, Alfonso Vázquez, han presentado la nueva propuesta ante las dificultades que planteaba tener que comprar al Gobierno Vasco la parcela deseada (13 millones de euros). Bildu propone ahora trasladar la estación al solar ocupado por el Jardín de la Memoria, que sería repuesto una vez finalizadas las obras de la nueva estación subterránea, según ha señalado esta mañana Vázquez.

Alejar el tráfico del centro

Los ediles defendieron que esta idea es 2 millones de euros más barata que construirla en Atotxa, incluyendo los viales de acceso desde la autovía del Urumea y el coste de reposición del jardín. No se incluye en este análisis la indemnización a la UTE que se adjudicó el contrato en Atotxa porque, según Bildu, se está ahora negociando una compensación que "en ningún caso se acercaría a los dos millones de euros". Bildu defiende que la nueva parcela garantiza la intermodalidad con el intercamnbiador Adif-Euskotren previsto en las inmediaciones del paseo Zorroga, no implicaría afección al tráfico en el centro de la ciudad, "tiene el visto bueno de todos los técnicos de todos los departamentos municipales", y, según afirmaron estaría construida "para finales de 2015.

Los autobuses entrarían a la estación desde la autovía del Urumea, un acceso elevado por encima de las vías del tren, que luego seguiría por el paseo de Riberas de Loiola bordeando todo el barrio para entrar en el paseo Zorroaga y acceder a la estación por la zona donde hoy se ubican las canchas deportivas (que no se tocarían) cerca de la entrada al nuevo Super Amara. La salida de los autobuses sería por el paseo Zorroaga y la calle Los Astilleros o Pescadores de Terranova (no está decidido) hasta Corsarios Vascos para desde allí entrar a la autovía del Urumea.

Preguntados por las afecciones al tráfico de Amara y Riberas de la entrada y salida de los 400 autobuses diarios a la, o desde la, estación, reconocieron que no se han hecho estudios de tráfico porque el impacto sería "mínimo". Respecto al proyecto adjudicado de Atotxa, también cambiaría la forma de gestión que ahora sería compartida por la empresa que construyera y explotara la estación junto al Ayuntamiento.

Lo que no aclararon los concejales de Bildu es que factura pagarán los donostiarras. La estación de Atotxa estaba presupuestada en 28,8 millones, pero las instituciones solo pagaban 14,6 millones (8,3 millones Ayuntamiento y 6,3 millones la Diputación). El resto lo asumía la empresa adjudicataria que explotaría 50 años la estación y el parking subterráneo de 700 plazas. Con el proyecto presentado por Bildu de 26,8 millones de euros nadie aclaró cuánto pagarán las instituciones. Esto es algo que se preguntaron los tres partidos de la oposición (PSE, PNV y PP), mayoritarios en el Pleno, que rechazaron las nuevas pretensiones del gobierno municipal.

Reacciones de la oposición

El portavoz del PP, Ramón Gómez, sin apoyar explícitamente Atotxa, dijo que el periodo de reflexión ofrecido ha Bildu para presentar un proyecto viable en Riberas ha expirado. "La decisión de Diputación de no invertir en el Metro impide la intermodalidad", uno de los argumentos para apoyar la opción de Riberas. Gómez criticó la falta de liderazgo del alcalde para convencer a sus compañeros en la Diputación de la necesidad de impulsar el metro. "Su silencio (el del alcalde) introduce otro elemento de desconfianza sobre su interés y su capacidad para que San Sebastián reciba lo que se merece". El nuevo proyecto, en opinión del PP, sólo genera "más dudas, indudablemente más retrasos, incertidumbres, cuando la prioridad es ejecutar de forma inmediata la estación para 2015. Así el PP "es partidario de amortizar los recursos destinados ya a un proyecto y no meternos en njuevos costes y gastos".

Los concejales del PNV Iñaki Gurrutxaga y Martin Ibabe dijeron que hace dos meses había incertidumbres pero al menos con el PP había una mayoría para sacar adelante la estación. "Hoy hay más incertidumbres y ni tan siquiera tiene el gobierno 14 votos en el Pleno". El PNV se mantiene en la posición de "no cuestionar el emplazamiento de Atotxa" mientras no haya un proyecto viable alternativo mejor que garantice que la estación estará hecha para 2016.

Los jeltzales rechazaron que la nueva propuesta de Bildu sea "más barata" que la de Atotxa pues se plantea un nuevo modo de gestión y se eliminan dos de las tres plantas de parking a gestionar por la empresa adjudicataria que redundarán previsiblemernte en un mayor pago público por la construcción de la estación. También criticaron la ausencia de informes sobre qué va a suponer alejar 400 metros más del centro de la ciudad la estación de autobuses respecto de la anterior ubicación de Riberas, censuraron que ahora se derribe todo lo construido en el Jardín de la Memoria para luego volver a reponerlo, y concluyeron que el PNV "no se va a comprometer en absoluto" con la nueva idea del gobierno municipal.

Además cuestionaron, como dice Bildu, que esta estación se pueda ejecutar de forma inmediata, "deben pasar el plan parcial por el Pleno". "No vemos una alternativa mejor encima de la mesa que la opción de Atotxa", concluyeron los ediles del PNV.

El portavoz del PSE, Ernesto Gasco, acusó al alcalde de no informar del nuevo proyecto ni a los grupos municipales "ni a los vecinos de Riberas y Amara". Insistió en que si quieren llevar adelante esta idea, deberá pasar por el Pleno y se preguntó "¿tienen mayoría para sacarla adelante o es otra broma más?". Señaló que el Gobierno Vasco no hará la estación intermodal en Riberas si no se lleva adelante el metro porque "simplemente no tiene sentido gastarse 30 millones de euros en una infraestructura que no tiene rentabilidad económica y ferroviaria".

Gasco recordó que la estación de Atotxa estaría construida para 2014 y preguntó cómo piensan hacer la que proponen ahora en Riberas para 2015. Concluyó que "este alcalde se propone hacer lo contrario que Odón Elorza", lo que supondrá "un problema muy serio, grave, para la ciudad de San Sebastián. Esta ciudad se está jugando su futuro".

El PSE preguntó cuánto va a costar indemnizar a la UTE que se adjudicó el contrato de Atotxa y criticó a Bildu por no hacer un proceso de participación ciudadana para ver si los vecinos de Amara y de Riberas quieren la nueva estación propuesta. "Izagirre se gasta 70.000 euros en su ronda con los barrios, se gasta 90.000 euros en trasladar 3 secuoyas, pero luego, eso sí, para proyectos estratégicos no informa a los vecinos de lo que quiere hacer en el Jardín de la Memoria".

Argumentó que "si no se construye el Metro, en Atotxa habrá más intermodalidad que en Riberas", por lo que concluyó que la propuesta de llevar la estación de autobuses a Riberas de Loiola ha sido "esperpéntica" y el nuevo planteamiento de Bildu "es el anuncio de un fracaso".