La intervención de una vecina de Irun evita que se consume una agresión sexual

La mujer bajó a la calle y golpeó al agresor con un paraguas, mientras otras personas avisaban a la Ertzaintza

SAN SEBASTIÁN , EFE

Una mujer que presenció un intento de violación a una chica en Irun (Gipuzkoa) evitó que se consumara la agresión golpeando con un paraguas al hombre, quien se dio a la fuga y posteriormente fue detenido por la Ertzaintza, ha informado hoy el departamento vasco de Interior.

Según esta fuente, los hechos sucedieron anoche en la calle Alzukaitz de la localidad fronteriza, donde la víctima fue abordada por un individuo que la tiró, la arrastró por el suelo y le golpeó la cabeza contra el pavimento.

Ante la resistencia y los gritos de la chica, el individuo la agarró por el cuello con fuerza pare impedirle respirar, momento en el que una mujer que había escuchado los gritos de la joven se asomó a la ventana de su casa y empezó a recriminar al agresor.

A una zona oscura

El hombre arrastró entonces a la víctima hacia una zona oscura y apartada donde, tras propinarla golpes por todo el cuerpo, intentó agredirla sexualmente.

Sin embargo, la vecina bajó a la calle para ayudar a la víctima y comenzó a pegar al agresor con un paraguas hasta que éste desistió y se dio a la fuga.

Mientras tanto, otras personas alertaron de lo sucedido a la Ertzaintza, una de cuyas patrullas localizó al agresor en las proximidades, escondido entre unos matorrales.

Los agentes detuvieron al individuo, que presentaba heridas en una mano ocasionadas por la víctima en su intento de defenderse, y le imputaron sendos delitos de agresión sexual y lesiones.

La mujer agredida fue trasladada a un centro sanitario para ser asistida de las contusiones y lesiones que presentaba.