María Bayo recibe el premio Eusko Ikaskuntza

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, ha señalado que con este galardón no sólo se reconoce la trayectoria artística de la cantante navarra, sino que "su calidad personal y social han sido también premiadas".

SAN SEBASTIÁN , EFE
María Bayo recibe el premio Eusko Ikaskuntza

La soprano María Bayo ha destacado hoy "el gran camino avanzado" por la música en España en el último cuarto de siglo, pero ha advertido de que la creación de auditorios, teatros y orquestas no debe hacer olvidar que "todavía queda mucho por hacer".

Lo ha hecho al recibir el Premio Eusko Ikaskuntza-Caja Laboral de Humanidades, Cultura, Artes y Ciencias Sociales en el Palacio Miramar de San Sebastián, en un acto que ha presidido el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, quien ha señalado que con este galardón no sólo se reconoce la trayectoria artística de la cantante navarra, sino que "su calidad personal y social han sido también premiadas".

Bayo (Fitero, 1958) ha recibido los elogios de los responsables de la Sociedad de Estudios Vascos y Caja Laboral, así como de los rectores de las universidades vascas y navarras que han formado el jurado otorgado de otorgar este premio que, desde su creación en 1995, sólo ha recibido otra mujer, la francesa Maïté Lafourcade.

Muy emocionada, la soprano ha agradecido esta distinción, concedida por unanimidad, con un extenso discurso que ha llevado al público por "la trastienda del artista", de un oficio en el que "lo más importante es servir a la música y no servirse de ella".

Ha dicho que sus 23 años de carrera artística han sido "un proceso constante de aprendizaje", ha asegurado que "odia las etiquetas porque son siempre reductoras" y ha defendido el disfrute de la música en vivo.

María Bayo respeta a quienes han optado por la especialización, pero ha explicado que ella prefiere "experimentar constantemente", abordar "cuantos más estilos mejor" y acercarse también a los compositores del siglo XX y XXI.

Ha recordado a sus primeros maestros, a los creadores que ha rescatado "del olvido" y a los compositores que ama. Mozart es para la cantante navarra "el más grande entre los grandes junto con Bach".

Ha hablado asimismo de la zarzuela y de su labor por difundir la música española, cuya recepción, ha subrayado, "siempre es, paradójicamente, más calurosa fuera de nuestras fronteras".

Bayo ha abogado además por acabar con "los prejuicios" que sitúan a la ópera como un espectáculo "elitista", cuando la oferta actualmente "es mucho más amplia y al alcance de todo el mundo".

"No se cuestiona nunca el precio de la entrada de fútbol ni de conciertos de pop y rock. En la ópera hay precios para todos los bolsillos", ha resaltado.

Y ha reivindicado "la connotación positiva de divo", como "artista único, de personalidad irrepetible, que te hace vibrar y conmover desde el escenario, no sólo con su voz, sino con su arte".

"No olvidemos que lo más importante es servir a la música y no servirse de ella. Esto es, en definitiva, lo que diferencia a los verdaderos artistas, a los divos de verdad, de aquellos que se comportan como tales pero no lo son", ha añadido.

El presidente de Eusko Ikaskuntza, José María Muñoa, ha destacado un aspecto "que perfila bien el carácter de María y que encaja perfectamente con la filosofía" del premio que ha recibido: "El mérito personal conquistado a base de esfuerzo".

El de Muñoa ha sido uno de los numerosos elogios dirigidos en este acto a la soprano, en el que el rector de la UPV-EHU ha pronunciado algunas de las palabras que más la han emocionado. "Ella consigue remover el interior de la persona cuando la oye", ha asegurado Iñaki Goirizelaia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos