Bildu y Aralar se muestran contrarios a la integración de las cajas vascas

Aralar ha anunciado que ha votado en contra del contrato de integración y el proyecto de segregación de las Cajas vascas en el Consejo de Administración de Kutxa celebrado este jueves en San Sebastián, porque el mismo conlleva la "bancarización".

SAN SEBASTIÁN , EUROPA PRESS

Bildu ha expresado su oposición a la creación de Kutxa Bank por parte de las tres cajas vascas, aprobada hoy, al considerar que se trata de un proyecto de "bancarización" que no garantiza el carácter social de la futura entidad.

Esta coalición carece de momento de representación en dichos consejos de administración, aunque uno de sus socios, EA, sí tiene presencia en los citados organismos.

Bildu apuesta, según consta en un comunicado, por una caja vasca "fusionada" y critica que la propuesta presentada "deja abierta la posibilidad de una futura privatización".

Voto contrario de Aralar

En un comunicado, la representante de Aralar en el Consejo, Ainhoa Beola, ha opinado que este proyecto conlleva la "pérdida del carácter social" de las Cajas vascas, al tiempo que ha señalado que no comparte "las formas" con las que se está llevando a cabo.

Beola ha señalado que "deberíamos tener la oportunidad de debatir sobre diferentes modelos, plantear alternativas" sobre la integración de las Cajas, pero, sin embargo, se ha llevado al Consejo de Administración un "modelo cerrado, para que se sigan dando pasos en esa dirección".

"No estamos de acuerdo ni con ese proceder ni con el modelo", ha insistido. Respecto al mismo, ha indicado que es "típicamente privado, basado en los principios capitalistas". A su juicio, existen "modelos alternativos" como el de "las cooperativas de crédito".

Por otro lado, ha considerado que "no es aceptable que la configuración de la condonación se haga para cuatro años, porque el mapa político ha cambiado sustancialmente" y con esa condonación "se le quieren cerrar las puertas a la nueva realidad" resultante de las pasadas elecciones forales y municipales de mayo.

Asimismo, ha criticado que no se especifique "cómo va a afectar este proceso a los trabajadores" de cada Caja y que la nueva entidad resultante de la fusión se configure "como una sociedad anónima, sin siquiera tener en cuenta otras formulas, como las sociedades cooperativas".

Beola también ha censurado que no se determina la cantidad y el equilibrio de la obra social ni a qué tipo de proyectos irá destinada y que el "peso de las decisiones principales recaerá en el Consejo de Administración, cuando debería de recaer en la Asamblea General".