Garitano, nuevo diputado general

La izquierda abertzale gobernará por primera vez la Diputación tras ganar la votación del pleno de investidura

JORGE SAÍNZDV. SAN SEBASTIÁN

El candidato de Bildu, Martin Garitano, se acaba de convertir en diputado general de Gipuzkoa gracias a los 23 votos de Bildu y Aralar, en segunda vuelta del pleno de investidura en las Juntas Generales. Se trata de un hito histórico para la sensibilidad política de la izquierda abertzale que, por primera vez, dirigirá una Diputación Foral. El diputado general saliente, Markel Olano (PNV), ha entregado la makila a Garitano, un conocido periodista que encabezó como independiente la candidatura de la coalición de EA, Alternatiba e independientes.

Garitano ha sido elegido en segunda vuelta con una mayoría simple de 23 votos, a tres de la mayoría absoluta, los 22 de Bildu y el apoyo de la juntera de Aralar. El PNV, con Olano, recibió el respaldo de sus 14 junteros, mientras Rafaela Romero (PSE-EE) logró 10 apoyos y Juan Carlos Cano (PP), 4. El mismo resultado se produjo en la primera vuelta, en la que era necesaria la mayoría absoluta.

La presidenta de las Juntas Generales, Lohitzune Txarola, ha procedido a proclamar al nuevo diputado general al toque del himno de Gipuzkoa y le ha hecho entrega del bastón de mando y la venera a Garitano.

En su discurso de investidura, el ya diputado general emplazó a ETA y al Estado a dialogar para lograr la pacificación y normalización de Euskadi. Garitano también ha agradecido a quienes le han votado y a los que no, a su familia y a quienes "sufren una situación no legal", cuya "ansia democrática" debería ser un "ejemplo" para todos.

La elección de Garitano ha sido presenciada desde la tribuna de invitados por destacados exdirigentes de Batasuna, como Rufi Etxeberria y Joseba Permach, los líderes de Bildu Peio Urizar y Oskar Matute, el presidente del PNV de Gipuzkoa, Joseba Egibar, su homólogo del PP, Borja Sémper, y el secretario general del PSE/EE, Iñaki Arriola.

La sesión de investidura ha comenzado a las 09.00 horas y tras un receso de dos horas se ha prolongado durante toda la tarde cuando, después del debate de todos los grupos, han tenido lugar las votaciones a cargo de los 51 junteros que componen la Cámara foral, cuyo resultado ha situado a Bildu al frente del Gobierno foral guipuzcoano.

Emplazamiento a Bildu

Garitano ha pasado por alto en sus intervenciones de la jornada los emplazamientos por parte del PNV, PSE-EE y PP para que pidiera la desaparición definitiva de ETA. Tanto los portavoces de los grupos junteros como los candidatos a diputado general, Markel Olano, Rafaela Romero y Juan Carlos Cano, habían pedido a Bildu que reclamara el fin de ETA.

En su réplica, Garitano no ha hecho ninguna alusión a ETA y ha optado por un discurso conciliador al atisbar posibles acuerdos con los socialistas en asuntos sociales y con el PNV, con el que mantendrá una relación "preferente", en materias relacionadas con la defensa del "derecho a decidir".

También ha pedido Martin Garitano al PP que abandone su discurso "apocalíptico" y de "consignas" y se decida a "enrolarse en la singladura" del proceso encaminado a lograr la paz y la normalización política.

Discusión entre PNV y PSE

En la segunda parte del pleno de investidura, los portavoces del PNV y el PSE/EE se han enzarzado en un cruce de acusaciones respecto a la responsabilidad de alcanzar acuerdos.

Mientras que el PNV, en boca de la juntera Eider Mendoza y también de Markel Olano, han acusado a los socialistas de pretender un pacto para "excluir" a Bildu de todas las instituciones, los socialistas, a través del portavoz Eneko Andueza, han recordado a los nacionalistas de establecer vetos al PSE-EE tanto en el Ayuntamiento de San Sebastián como en el de Lasarte-Oria.

En su última intervención, en la que Markel Olano se ha despedido como diputado general, el aspirante del PNV ha admitido que las relaciones con el PSE-EE, partido con el que ha acordado la aprobación de los presupuestos forales en sus últimos años de legislatura, están rotas, tras lo que ha tendido su mano para "recuperarlas".

Un periodista reconvertido a político

Hasta su entrada como candidato en Bildu, Garitano desarrolló su carrera como periodista. Trabajó en Herri Irratia, fue redactor jefe de Egin desde 1984 hasta 1998, director de Euskadi Información y subdirector de Gara, además de colaborador de la emisora Info7.

Admite que el paso del periodismo a la política no ha sido especialmente complicado, al haber tratado con este mundo durante toda su trayectoria profesional. No obstante, subraya que no tiene aspiración política alguna. «Lo que de verdad me gusta es escribir. Tomé esta decisión porque no te puedes pasar la vida pidiendo a todo el mundo que se comprometa, y cuando te toca a ti, no des el paso».

Nació en Bergara (1963), nada menos que en la torre Olaso. Estudió y trabajó varios años en Bilbao, y ahora reside en el barrio del Antiguo, en Donostia, con su mujer y su hijo de 7 años. Mantiene una relación estrecha con Bergara, donde residen su padres, hermanos, tíos y primos. Además, conserva la cuadrilla y la sociedad, a la que hace tiempo que no acude, «pero no quiero darme de baja, sería perder un poco el contacto».

Por si acaso, también es socio de otra en el Antiguo. Se confiesa buen cocinero. «Mis amigos alaban mi menestra de verduras». Su plato preferido son las espinacas con besamel. «Soy de cuchara. Decía un amigo que tengo estómago de pobre».

Su principal afición es la lectura. Se define como lector compulsivo. «No importa el género, leo de todo, siempre llevo un libro en la bolsa. En mi casa, entre los juguetes de mi hijo y los libros, ya no cabemos».

Estudiante de trompeta, admirador de Louis Armstrong, crítico con Facebook y Twitter, enamorado de Igeldo y fiel a su cuadrilla, Garitano ha pasado al otro lado del espejo y emprende una nueva etapa. Asegura que la reconciliación va a ser sencilla. «Aquí, el entendimiento pasa entre tú y yo, aquí no hay odios tribales ni de religión. La paz no es que la vayan a ver nuestros hijos, la vamos a ver nosotros».