Preocupación por el plan de Adif de levantar un edificio ante Tabakalera

La diputada de Cultura de Gipuzkoa ha abogado por "estudiar" alternativas, entre ellas la ubicación de la estación del TAV en los bajos del centro cultural

SAN SEBASTIÁNEFE

La diputada de Cultura de Gipuzkoa, María Jesús Aranburu, ha expresado hoy su preocupación por el proyecto de Adif de construir un edificio en San Sebastián delante de Tabakalera y ha abogado por "estudiar" alternativas, entre ellas la ubicación de la estación del TAV en los bajos del centro cultural.

Aranburu ha comparecido ante la Comisión de Cultura de las Juntas Generales de Gipuzkoa para informar de la situación en la que se encuentra el proyecto de Tabakalera que, según ha asegurado, "está vivo y saliendo del bajón" que atravesó "con mayor fuerza" todavía.

La diputada foral ha expresado, no obstante, la "preocupación" del consejo de administración de Tabakalera por el proyecto de Adif de levantar un "edificio grande" donde se ubicará la estación intermodal de San Sebastián con motivo de la llegada del Tren de Alta Velocidad que, según ha dicho, "taparía" el centro cultural.

Ha comentado que dicho inmueble, que se ejecutaría en terrenos propiedad de Adif, "ocupa y, entre comillas, invade" un espacio que Tabakalera "siempre ha tenido en mente" como un área de exhibición y uso del propio proyecto cultural.

Por este motivo, Tabakalera a través de su equipo directivo y de sus arquitectos ha iniciado contactos con Adif con el fin de ver "qué otro tipo de soluciones se pueden encontrar" o procurar que "esa ocupación del espacio sea la más mínima posible", ha precisado.

Preguntada por la posibilidad de que la estación del Tren de Alta Velocidad que prevé habilitar Adif se ubique en los bajos de Tabakalera, Aranburu ha considerado "muy razonable" que se estudie esta alternativa, aunque habrá que ver después que coste económico acarrearía o cuáles serían sus repercusiones.

"El proyecto de Tabakalera tiene una misión muy clara" que es su vertiente cultural, pero también somos "conscientes de que el edificio puede dar para más" y "por qué no favorecer otros proyectos que también son de gran interés para la ciudadanía", se ha preguntado.

Ha recalcado, no obstante, que se trata de analizar alternativas y que la decisión final no se podrá adoptar hasta no saber exactamente sus costes y repercusiones.

Tabakalera dispone ahora de 6.000 metros cuadrados, distribuidos fundamentalmente, en el sótano y su primera planta, cuyo uso debe ser definido, tras estudiar todas las alternativas posibles, que deben beneficiar siempre al proyecto cultural.

Por lo demás, Aranburu ha asegurado que el planteamiento cultural de Tabakalera está definido y en marcha, y ha anunciado que en el plazo más breve posible esperan designar a un nuevo director para que lo impulse con "fuerza decidida".

Respecto a las obras, Aranburu ha dicho que el próximo mes de abril comenzarían ya las demoliciones para que en septiembre pueda iniciarse el grueso de los trabajos con el fin de que Tabakalera abra sus puertas en 2015 con "la esperanza" de que un año después San Sebastián sea Capital Europea de la Cultura.