Condenan a un vigilante por apropiarse de datos de seguridad de la UPV/EHU

EFESAN SEBASTIÁN

Un vigilante que trabajó en el campus guipuzcoano de la UPV-EHU ha sido condenado a un año y medio de cárcel por adueñarse de diferentes datos de seguridad, informes y correos electrónicos de la universidad, al sustituir el disco duro de un ordenador de esta institución por otro de su propiedad.

Según la sentencia del caso, los hechos se produjeron en un período no especificado pero anterior al 29 de julio de 2008, cuando el acusado decidió quitar el disco duro del ordenador "gestor", que se encontraba en la "garita de videovigilancia" del campus del barrio donostiarra de Ibaeta, y reemplazarlo por otro.

De esta forma, registró en el nuevo hardware "todas las actuaciones, informes, correos electrónicos y demás material" que debían haberse almacenado en el disco duro original propiedad de la universidad.

"Contraviniendo las normas de prestación de su trabajo", el procesado también guardó en su disco otro tipo de "información comprometida, como vistas de las cámaras de videoviglancia, planos de las instalaciones, listas de contraseñas de las alarmas de intrusión y listas del personal autorizado".

El 25 de septiembre de 2008, "al ser informado de que iba a ser relevado de sus funciones", decidió borrar "los archivos que había copiado" y, en presencia de uno de sus compañeros de servicio, extrajo su disco duro del ordenador "gestor" de la universidad y lo llevó al maletero de su vehículo, aunque finalmente decidió entregarlo a la Ertzaintza al ser requerido por agentes de la Policía Autonómica.

Información perdida

A pesar de ello, el imputado "no volvió a conectar el disco duro original ni transfirió los archivos necesarios para el trabajo que habían quedado en el disco de su propiedad", por lo que toda esa información quedó perdida para la universidad.

Durante el juicio por estos hechos, el procesado se mostró conforme con la pena que solicitó la Fiscalía, por lo que ahora ha sido condenado a un año y medio de cárcel y a abonar una multa de 2.160 euros.