Gregorio Rojo deja la presidencia de Caja Vital «por el bien de la entidad»

El hasta ahora vicepresidente de la entidad financiera y presidente del PNV de Alava, Iñaki Gerenabarrena, asume el cargo de forma provisional para evitar un vacío de poder

VITORIAVASCO PRESS

Gregorio Rojo ya no es presidente de Caja Vital. Rojo ha abandonado el cargo tras comunicar su renuncia al consejo de administración de la entidad para cumplir de esta forma la sentencia de la Audiencia Provincial de Alava que anula su candidatura al considerar que incumplió el plazo máximo de doce años en puestos directivos en una entidad que establece la ley.

El hasta ahora vicepresidente de la entidad financiera y presidente del PNV de Alava, Iñaki Gerenabarrena, asume el cargo de forma provisional para evitar un vacío de poder hasta la elección de un nuevo presidente. Caja Vital informa que se pondrá en marcha "el proceso habitual" para cubrir la vacante que la salida de Rojo deja en el consejo de administración y elegir al presidente.

El consejo de administración de Caja Vital ha celebrado hoy una reunión extraordinaria para analizar la sentencia y debatir sobre la conveniencia de cumplirla o intentar recurrir la resolución ante el Tribunal Supremo. La segunda opción parecía la más probable después de que el PSE de Alava considerara ayer "irrenunciable" que Rojo utilice todos los recursos legales de que dispone para defenderse, pero la primera ha resultado finalmente vencedora.

Rojo ha comunicado oficialmente al consejo de administración su decisión de abandonar la presidencia de la entidad financiera y ha explicado posteriormente a través de un comunicado de prensa que se trata de una renuncia persigue "el bien de la entidad desde un claro sentido de la responsabilidad. Soy consciente de que continuar con este proceso sólo puede ir en detrimento de Caja Vital Kutxa".

"Nunca olvido que una empresa como la nuestra vive de la confianza de sus clientes", ha añadido.

Y asegurado a continuación que adopta esta decisión a pesar de que el equipo jurídico de Clifford-Chance y otros letrados sostienen que existen opciones reales para la interposición de un recurso de casación ante el Tribunal Supremo. No opinan lo mismo los juristas del PP, partido que inició el contencioso a través de una demanda, quienes cuestionan esas "opciones reales".

Largo conflicto

La dimisión de Rojo pone fin al conflicto judicial que se inició poco después de su reelección como máximo responsable de la entidad financiera en marzo de 2008. PSE y PNV pactaron la renovación de los órganos directivos de la caja de ahorros después de las elecciones municipales y forales de 2007 y situaron a Rojo como presidente e Iñaki Gerenabarrena, presidente del ABB, de vicepresidente.

El Partido Popular advirtió antes de las votaciones que la reelección de Rojo era ilegal debido a que la Ley de Cajas de Euskadi fija en doce años el tope máximo para tener un cargo interno en la entidad financiera y que Rojo sumaba entonces 16 años al haber sido miembro del consejo de administración de forma ininterrumpida desde el 28 de marzo de 1992. Los populares presentaron una demanda con estos argumentos.

El Juzgado de Primera Instancia 1 de Vitoria estimó la demanda del PP y declaró a principios del diciembre de 2009 nula la Asamblea General de la Caja Vital en la que fue reelegido como presidente Gregorio Rojo. Antes hubo contactos entre dirigentes de PSE y PP para intentar buscar un acuerdo que conllevara la retirada de la demanda, pero no fue posible debido a problemas internos entre los socialistas.