«Los padres de ahora buscan 'superhijos' para reflejar el propio éxito»

Alicia Banderas Psicóloga. Ofrece hoy en Donostia una charla sobre los 'niños tiranos' dentro del Aula de Cultura DV

CRISTINA TURRAU. SAN SEBASTIÁN
La psicóloga Alicia Banderas./
La psicóloga Alicia Banderas.

Escuchaba a muchos padres quejarse de sus hijos adolescentes e investigó. El resultado es el libro 'Pequeños tiranos. Cómo lograr que tus hijos pasen de ser niños desobedientes a adolescentes responsables'. La psicóloga Alicia Banderas hablará de ello hoy en San Sebastián. Será a las 20 horas en la sala Kutxa de la calle Andía, en una charla de Aula de Cultura DV con entrada libre.

- ¿Qué es lo más importante para lograr adolescentes responsables?

- Los niños necesitan que los padres les pongan límites, escuchar el 'no'. Cuando son pequeños, los límites se ponen de forma unilateral y cuando son mayores se puede negociar, por ejemplo, los horarios de entrada y salida y las concesiones a cambio del esfuerzo.

- Y habrá más...

- Hay que delegar responsabilidades. Por ejemplo, hay que recoger los juguetes cuando son pequeños. Y debe existir algo que apenas se da: un intercambio proporcionado entre el esfuerzo de los hijos y las recompensas que recibe. Los chavales se acostumbran a tenerlo todo sin ninguna obligación.

- Nos pasamos por exceso.

- Generalmente, sí. Se hace a veces por culpabilidad, por la dificultad de conciliar horarios. Y también por complejos. Es como si los padres se midieran por lo que les dan a sus hijos.

- ¿De qué complejos hablamos?

- Los padres de ahora quieren tener 'superhijos', proyectan en ellos su propio éxito. Si su hijo es maravilloso y lo tiene todo, él ha sido un buen padre. No se es firme. Aunque el hijo no se lo haya ganado, hay que celebrar el cumpleaños por todo lo alto. Parece que si no lo haces así eres un mal padre.

- ¿Qué hay detrás de un niño que se porta mal?

- Normalmente, falta de cariño y de atención. A veces hay que mirar a los padres. Pero hay que diferenciar entre un niño tirano y un niño que se porta mal. Cuando hablamos de un niño tirano una de las claves es su incapacidad para percibir el daño que causa.

- ¿A qué se debe esa incapacidad?

- Hay un parte de temperamento, una parte genética. Son niños más difíciles. Pero hay una parte fundamental que es educacional.

- A saber...

- Hay un cóctel explosivo cuando se junta un niño con cualidades de falta de empatía y un estilo educativo permisivo. La educación debe ser sistemática, requiere tesón.

- ¿Cómo es el niño tirano?

- Siente escaso sentimiento de culpa y tiene un gran egocentrismo y poco miedo al castigo. Muestra una crueldad poco acorde con la edad. Es impulsivo y tiene poco autocontrol. Para no oirles, sus padres les conceden lo que quieren.

- ¿Como ayudar a los hijos a desarrollar el autocontrol?

- Hay que enseñarles a enfrentarse a la frustración. Y a manejar la ira que ésta provoca.

- La educación es tarea a largo plazo. ¿En qué fallamos?

- Por la vida que llevamos no tenemos la paciencia que se requiere. Para enseñar a un niño a lavarse los dientes hay que ir poco a poco. Pero queremos que lo haga bien desde el principio. Y el camino suele ser el del ensayo-error y la rutina. Se da la sobreprotección. Como no se viste rápido, lo hacemos por él.

- Las cosas se les dan hechas...

- A veces se les dice: 'venga, tú estudia', como si no pudieran colaborar en casa. No se delegan responsabilidades como nuestros padres hacían con nosotros. Ahora los niños son los reyes de la casa, tienen un estatus social muy importante. Antes, con más hermanos, no se vivía entre algodones.

- Con su libro ha pretendido 'poner paz en los hogares'. ¿Hay mucha mala relación en ellos?

- Hemos crecido en comunicación con los hijos pero también en faltas de respeto. Las familias aceptan como algo normal la agresividad de los hijos. Y hay que tener tolerancia cero con la violencia.

- Hace años que se avisa de la excesiva permisividad de los padres. ¿No hemos empezado a cambiar?

- Se empieza a recular. La autoridad se logra con firmeza y con cariño. Querer ser amigo de tus hijos es imprudente. Pero a veces tienen que pasar muchas cosas para que la gente cambie de rumbo. Y empezar con un adolescente es muy duro.

- ¿Por qué se decidió a escribir sobre los niños tiranos?

- Soy una gran defensora de la adolescencia y no me gustaría demonizarla. Hay chavales estupendos, con un gran sentido de la responsabilidad y la solidaridad. Oía a muchos padres quejarse de sus hijos y me puse a investigar. Tiré del hilo y descubrí el giro que se había dado en la forma de educar. Pero también encontré a muchos padres con ganas de cambiar y dar prioridad a la educación de los hijos.

Fotos

Vídeos