«Si no existiese la dispersión la mayoría de presos apoyaría el cese de la lucha armada»

Destaca que en el último comunicado de ETA «no existe amenaza de usar la violencia pero falta el paso último, la aplicación de los principios Mitchell»

JORGE SAINZ JORDISAINZ@DIARIOVASCO.COMSAN SEBASTIÁN.
«Si no existiese la dispersión la mayoría de presos apoyaría el cese de la lucha armada»

El coordinador general de Aralar, Patxi Zabaleta (Leitza, 1947) es un referente dentro del sector político de izquierdas y abertzale. Como tal analiza la situación de su partido, de los movimientos soberanistas, de la antigua Batasuna y de ETA y sus presos.

- Parece que el polo soberanista se reduce a dos, Batasuna y EA. ¿Dónde se sitúa Aralar?

- La colaboración entre abertzales no tiene por qué constituir una oferta electoral. No existe animadversión por nuestra parte. Nuestra oferta electoral es la de una izquierda abertzale civil y política.

- ¿Será posible que Aralar lidere la izquierda abertzale civil si ETA dejara las armas y el mundo de Batasuna volviera a la legalidad?

- Estamos marcando un camino al que nos alegraría que viniesen los de la otra sensibilidad de la izquierda abertzale. En este camino no nos podemos detener a esperar, pero serán bienvenidos quienes vengan. En la perspectiva de cinco, diez años no hay otra posibilidad más que la utilización de los cauces exclusivamente políticos. No hay miedo a la competencia electoral y si se produce, pues bienvenida.

- Aralar ha emplazado a sus socios en Nafarroa Bai a que respondan antes del 15 de marzo si apoyan las condiciones para reeditar la coalición nacionalista. ¿Las discrepancias pueden afectar a su presentación?

- Esta unión táctica necesita ser readecuada a la realidad de 2010 y 2011 para ser creíble y aspirar a ser la primera fuerza en Navarra. Ya preveíamos que este trabajo no iba a ser sencillo. La sociedad navarra necesita una respuesta a la actual situación y se va a dar con el nombre de Nafarroa Bai u otro. Las últimas encuestas nos dan subida y UPN baja a sólo tres parlamentarios más que nosotros. No perdemos de vista la posibilidad de convertirnos en la primera fuerza de Navarra.

-¿ Y qué carencias detecta?

- Disfuncionalidades. Faltas de acuerdo en temas puntuales. Una coalición plural es más difícil de gobernar que un partido. Pero nosotros seguimos apostando por Nafarroa Bai.

- Uno de sus miembros es EA. ¿Qué le parece su estrategia de trabajar por una unidad estratégica con Batasuna que podría acabar en las urnas?

- Es respetable pero le encontramos difíciles virtualidades porque la otra sensibilidad de la izquierda abertzale, Batasuna, tiene unas connotaciones de muchos aspectos que no pueden ser olvidadas. Esa decisión para la Comunidad Autónoma Vasca no es compatible con NaBai.

- ¿De qué connotaciones habla? ¿De la no condena de la violencia?

- No, me refiero a que la conformación ideológica de Batasuna es de izquierdas y la de EA, socialdemócrata.

- Aralar ha pedido que Nafarroa Bai no respalde textos de condena de atentados que expresen apoyo a las Fuerzas de Seguridad del Estado (FSE). ¿Puede aclarar esto?

- El sentido es expresar la solidaridad con las víctimas desde el plano humano y social, no el apoyo político. Cuando ha habido víctimas de las Fuerzas de Seguridad del Estado, nos hemos solidarizado con ellos, su familia y sus compañeros, pero ello no significa que estemos de acuerdo con la función y estructura de las FSE.

El comunicado de ETA

- ¿Cómo interpreta el último comunicado de ETA?

- Existe un apoyo explícito a lo que fue la proclama de Anoeta y la de Alsasua, que ahora menciona los principios Mitchell para la solución en Irlanda. Existen novedades pero falta el paso último, porque los principios Mitchell no son neutros: definen la no aceptación del uso de la violencia. Si se defienden estos principios hay que defender en coherencia el cese de la violencia sin contraprestaciones políticas. En el último comunicado no existen amenazas del uso de la violencia ni un anuncio de que se vaya a utilizarla. El comunicado no es igual que los anteriores pero aún no es el que nos satisface completamente.

- ¿Por qué cree que ETA no renuncia a la violencia?

- Tenemos que seguir reclamando el abandono de esa pretensión obsoleta de pretender ser vanguardia del siglo XIX, porque es incompatible con el internet del siglo XXI. Es el camino que tiene que recorrerse. Nosotros no podemos esperar y tenemos que seguir andando, y abiertos siempre a que otros se sumen al mismo.

- ¿Cómo cree que va a acabar el debate interno de la izquierda abertzale?

- Espero que acabe con la asunción de los caminos políticos. Cualquier resolución que no fuese ésa no sería la definitiva. Sería simplemente alargar la actual situación.

- ¿Cree que ETA podría dar el paso de una tregua para favorecer este proceso?

- Lo que le reclamamos es el cese unilateral de la violencia sin contraprestaciones políticas. Hemos invocado muchas veces el concepto de tregua que se basaba en la credibilidad de ETA, lo que Mayor Oreja definía como que 'ETA mata pero no miente'. Pero aquello se fue al traste con el atentado de la T-4 que puso fin sin aviso previo a una tregua indefinida. Después del cese unilateral tiene que haber un diálogo político entre los partidos para la normalización. Aquí va a ser igual que en Irlanda u otras partes.

- ¿Están ETA y la izquierda aber-tzale en dos ondas diferentes?

- Los mensajes de una y otra parte ponen en evidencia una diferente velocidad. El hecho de que el comunicado haga suyas las proclamas de Anoeta y Alsasua es positivo, pero probablemente no circulan a la misma velocidad. El único camino es la aceptación de los caminos políticos, como hizo Aralar y que es lo que tiene que hacer la otra sensibilidad de la izquierda abertzale.

- ¿Y ETA puede alcanzar esa velocidad?

- Lo importante es que llegue a esa conclusión, aunque sea a una velocidad un poco más lenta.

El papel del Gobierno

- ¿Cree que Arnaldo Otegi escribió esa carta que le atribuyen y que recoge una crítica a quienes defienden la vía violenta?

- Si iba dirigida a otro particular supone no respetar la intimidad de una comunicación, aunque es el pan nuestro de cada día en las cárceles españolas y es antidemocrático. Dicho eso, esa carta no es lo trascendental, sino los artículos que ha publicado Arnaldo Otegi o el documento de Alsasua que ha apoyado, que son inequívocos en cuanto a su opción por las líneas políticas, aunque en algunos puntos se haga de manera implícita y no suficientemente expresa o clara

- ¿La izquierda abertzale, en concreto este sector de la línea de Otegi, conseguirá independizarse de ETA?

- No decimos que se tengan que independizar. Ojalá llegasen a esa conclusión. Pero en todo caso, ése es el camino al que tienen que venir .

- ¿Las movilizaciones en las cárceles son una estrategia de ETA para tomar la iniciativa y acallar disensiones?

- No lo creo. Son una reacción de los propios presos. En cualquier caso, los presos son respetables como personas, sea cual sea la ideología que tengan o su actitud con respecto al colectivo o a ETA. Nos sentimos solidarios con todos.

- ¿Hay muchos presos en contra de seguir la vía violenta?

- Si no hubiese dispersión y estuviesen juntos, la opinión mayoritaria sería la de cesar la lucha armada. La dispersión, además de injusta e ilegal, tiene consecuencias negativas para la evolución política de los presos. Múgica Herzog y los ministros que le han seguido en Justicia crearon un monstruo de Estado que se ha vuelto en contra de lo que decían que querían. La dispersión es una medida contra la paz.

- ¿Cómo lleva, como padre y como político, el tener a una hija presa? (encarcelada tras la operación contra el órgano político Bateragune en la que también fue detenido Arnaldo Otegi).

- Lo llevo con la mayor dignidad que puedo y cumpliendo mis obligaciones de una cosa y de otra con la mayor coherencia que me permiten mis principios.

- Aralar se reunió con el ministro Rubalcaba. ¿El Gobierno apuesta por limitarse a la vía policial?

- La política de pacificación del Gobierno de Zapatero no existe. Su política de normalización democrática es errática, contradictoria y sin consistencia. Habría que constatar que tanto el PSOE como el PP han amortizado la lucha de ETA, hasta el extremo de que cualquier atentado redundaría en beneficio del Gobierno de Madrid y en contra de los intereses de Euskal Herria y la izquierda abertzale, más concretamente de Batasuna. Hasta esta aberración ha llegado la sinrazón del empecinamiento de ETA.

- ¿Esta postura de Madrid qué supone de cara a la pacificación?

- Una inactividad total. La única finalización digna que puede tener ETA y la prestación que puede hacer al pueblo vasco y al futuro es el cese unilateral. En caso contrario no hará más que relegar ese final.