El RAC, contra los peajes

Su presidente dice que «conculca el derecho a la libre circulación». Critica la propuesta foral de colocar una cabina de cobro en Etxegarate para los que circulen por la N-I

M. S.SAN SEBASTIÁN.
Martínez de Artola. ::
                             MICHELENA/
Martínez de Artola. :: MICHELENA

Los argumentos en contra del cobro de peaje en Etxegarate para todos los que circulen por este tramo guipuzcoano en la carretera N-I han sido tantos como los motivos forales para obligar a pagar a los conductores que habitualmente utilizan esta vía de entrada y salida de nuestro territorio. El presidente del Real Automóvil Club (RAC) de Gipuzkoa, Pedro Martínez de Artola, una voz autorizada en cuestión de tráfico, ha recalcado en declaraciones a este periódico que «el peaje en Etxegarate conculca el derecho a la libertad de circulación». La reflexión incide en la opción a poder circular por carreteras públicas pagadas con los impuestos de todos los guipuzcoanos.

Martínez de Artola argumenta su declaración: «Si a un conductor le obligan a pagar para poder desplazarse de un lugar a otro, no contando con otras soluciones viables, están conculcando su derecho a desplazarse libremente».

El conductor guipuzcoano ya conoce la pretensión del diputado de Infraestructuras, Eneko Goia, de cobrar peaje a todos los que circulen por Etxegarate. Varios son los objetivos de la entidad foral. Uno: hacer circular por la autopista Vitoria-Eibar a todos los camiones. Dos: esta autopista recién estrenada dejaría de ser infrautilizada. Tres: los ingresos generados por el peaje en Etxegarate servirían para mantener y mejorar la red viaria guipuzcoana. La idea final es que paguen quienes utilizan la carretera.

Recuerda el presidente del RACVN que «parece que este aspecto no ha calado en la Diputación de Gipuzkoa y se sigue pensando, al menos así lo ha comentado el diputado de Carreteras, que 'debe haber una aportación por parte de los usuarios a las carreteras... y que una parte se debe financiar en base al uso real que se efectúe de los viales'. Pensamos -reflexiona Martínez de Artola- que la regulación del tráfico, sea la vía que sea, no se debe efectuar por la vía de la imposición de cargas dinerarias, sino a través de una gestión eficiente y ágil de los diferentes tráficos».

El tema candente de los impuestos que pagan los conductores, más los que soportan los transportistas de viajeros y mercancías, son suficientes para objetar otro nuevo costo más que soportar. Como señalaba en estas mismas páginas Ignacio Cepeda, presidente de Guitrans, (ver DV del viernes) la asociación de empresarios del transporte de Gipuzkoa, «el pago de ese peaje sería la puntilla para el sector». Martínez de Artola utiliza el mismo argumento, pero de forma retórica: «¿No se pagan suficientes impuestos? ¿Los automóviles y los conductores no están ya lo suficientemente cargados de impuestos para que se le impongan algunos más? Está claro que una parte importante de nuestros impuestos deben ir para financiar las carreteras y el mantenimiento de las mismas. De todos es conocido que los vehículos a motor aportan y generan muchos ingresos fiscales a la Diputación, tanto de manera directa como indirecta, que alcanzan varios millones de euros. ¿Todavía hay que pedirle más al usuario?».

«Pura demagogia»

El máximo responsable del Automóvil Club guipuzcoano deja caer una ácida crítica a la idea propuesta por la Diputación: «Estamos convencidos que argumentar que debe pagar la carretera el que la usa es pura y dura demagogia. ¿Dirían lo mismo o se atreverían a decirlo nuestros responsables políticos de que la asistencia sanitaria pública tiene que pagarla quien la utiliza, esto es los enfermos, o que la educación pública obligatoria debe ser pagada por los alumnos? Las carreteras son infraestructuras básicas que sirven a toda la sociedad».

Sin embargo, Martínez de Artola considera que se debe encontrar una solución pactada entre todos los afectados. «Hay que dejarse de cargar las tintas sobre los vehículos a motor -algo que hacen de manera reiterada todos aquellos que llegan a puestos de responsabilidad política- y ponerse en serio a buscar fórmulas y maneras que sean buenas para todos. Además, sería poco razonable que para acercarnos hasta Vitoria los guipuzcoanos tengamos que pagar por las dos grandes vías existentes. ¿No es verdad?».

Martínez de Artola parece que hay quien piensa en las elecciones autonómicas en la primavera del año que viene. «Por último, una reflexión-pregunta: ¿Cuál es la razón para que, de repente, estemos ante un tema que precisa de una respuesta tan urgente por parte de las Juntas Generales?».