Amaia Montero:«Estoy harta de parecer la mala»

Amaia Montero, dolida por su ausencia en el Tambor de La Oreja

MITXEL EZQUIAGASAN SEBASTIÁN.
Amaia Montero:«Estoy harta de parecer la mala»

«Estoy harta de permanecer callada y parecer siempre la mala», dice. Por eso Amaia Montero rompe el silencio que ha mantenido hasta ahora sobre su 'divorcio' de La Oreja de Van Gogh y habla sin tapujos de su mala relación con sus ex compañeros y, sobre todo, del dolor que le ha producido el «olvido» de su antiguo grupo y del Ayuntamiento de San Sebastián a la hora de invitarla a la entrega del Tambor de Oro de la ciudad el pasado miércoles.

«No estuve en la entrega del Tambor a La Oreja porque nadie me invitó, ni mis ex compañeros, ni el alcalde Elorza, ni el Ayuntamiento», manifestó ayer a este periódico en declaraciones realizadas por su propia iniciativa. «Hubiese ido encantada porque me considero parte de la historia del grupo: yo estuve en once de los trece años de historia de La Oreja de Van Gogh, componiendo canciones y cantando», añade.

Amaia Montero se siente dolida. «Hay quien puede pensar que no estuve en Donostia porque ahora mis intereses son otros. Y no es así. Sigo estando orgullosa de llevar el nombre de San Sebastián y Gipuzkoa por el mundo, y nada hay más importante que mi familia y mi tierra. Me va bien en mi carrera musical y estoy feliz con Gonzalo (en referencia a su relación sentimental con Gonzalo Miró) pero no me he vuelto tonta por salir en el 'Hola'. Sé quién soy y de dónde vengo», añade la cantante irunesa.

En ese sentido recuerda su «orgullo» por protagonizar la última campaña publicitaria del turismo vasco y el hecho de haber actuado en la noche del miércoles en la presentación de Euskadi en Madrid. «Se ha dicho que no fui al acto del Tambor porque tenía que actuar en ese evento, pero hubiese podido estar por la mañana en San Sebastián y por la noche en Madrid».

Amaia Montero no oculta su mala relación actual con los ex compañeros de La Oreja. «Es una relación entre mala e inexistente», explica. «Sí es cierto que fui yo la que tomó la determinación de emprender mi carrera en solitario, pero luego las relaciones se han ido deteriorando». La cantante de Irun reconoce que Pablo Benegas, guitarrista del grupo, le telefoneó cuando tuvo noticia de la concesión del Tambor de Oro «pero fue una conversación mínima. Y luego no me ha llamado nadie».

El disgusto de Amaia Montero se prolonga hasta el mismo acto de entrega del premio. «Mila Beldarrain, madre de Xabi San Martín, mencionó a mi padre y las cenas que reunían a todos los padres del grupo. No dudo que lo hiciera con cariño, pero en el tiempo en que mi padre estuvo enfermo, y luego, tras su muerte, ninguno de esos padres se interesó por él o por mi madre, que por fortuna sigue entre nosotros».

«No quiero provocar polémicas con el grupo o con el Ayuntamiento», concluye Amaia Montero. «Sólo me interesa que la gente de mi tierra sepa que sigo siendo la misma, la chica de Irun que ensayaba en Donostia».

Fotos

Vídeos