Sanidad retira un fármaco habitual en tratamientos contra la obesidad

La Agencia Europea del Medicamento asegura que Reductil puede provocar ataques cardíacos y apoplejías

AGENCIASLONDRES/ MADRID.

Sanidad ha pedido a los médicos que dejen de prescribir el adelgazante Reductil y a los farmacéuticos, que no lo dispense. La decisión de retirar de la circulación de este fármaco es consecuencia directa de una recomendación en el mismo sentido por parte de la Agencia Europea del Medicamento (EMEA, son sus siglas en inglés). Este organismo, radicado en Londres, ha alertado del peligro de ataques cardíacos y apoplejías que conlleva su consumo.

Reductil es uno de los nombres de un medicamento cuyo principio activo es la sibutramina, una sustancia que actúa a nivel del sistema nervioso central que, según sus fabricantes, mitiga la sensación de hambre. Los efectos secundarios que presenta son múltiples, entre ellos se encuentran un aumento de la presión arterial, alteraciones en la conducta o riesgo de sufrir infartos de miocardio.

Según el organismo regulador europeo, que ha estudiado a 10.000 pacientes durante seis años, la sibutramina ha demostrado muy pocas ventajas en la reducción del peso de quienes lo tomaban, hasta el punto de llegar a decir que se trata más de un producto placebo. Además, entre quienes lo han consumido se dieron más ataques cardíacos, Por lo tanto, la Agencia sostiene que las contraindicaciones superan a los eventuales beneficios.

Los laboratorios Abbott son los encargados de la elaboración de estos productos adelgazantes con las marcas Reductil , Reduxase y Zeliu y en Estados Unidos, como Meridia. Las ventas globales de estos fármacos, en su mayoría fuera de Estados Unidos, supusieron el año pasado unos ingresos de unos 300 millones de dólares.

El jueves, el organismo regulador estadounidense -US Food and Drug Administration- recomendó a los pacientes con un historial de enfermedades cardiovasculares que se abstengan de tomar Meridia. Ahora lo ha hecho su homóloga europea y, a continuación, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios, a la vista de que «el beneficio esperado no supera los riesgos potenciales».

A la vista de estos dictámenes, los laboratorios Abbot anunciaron que cumplirán con la recomendación de suspender la comercialización de los medicamentos que contienen sibutramina, aunque no están de acuerdo con los informes. «Creemos que hay muchos pacientes que se benefician de la sibutramina y respetuosamente discrepamos de la opinión del comité y de la recomendación de suspender el medicamento», afirmó el vicepresidente de Investigación y Desarrollo Farmacéutico Global de Abbott, Eugene Sun, a través de un comunicado.