Cien años formando donostiarras

Miles de alumnos pasan por el Centro Nazaret para aprender. El centro ubicado en la cuesta de Aldacoenea imparte bachillerato, Formación Profesional y formación continua para adultos

ALETXU PEÑASAN SEBASTIÁN.
El centro. Tres jóvenes estudiantes de Nazaret durante un recreo. Al fondo el edificio remodelado recientemente. ::
                             MIKEL FRAILE/
El centro. Tres jóvenes estudiantes de Nazaret durante un recreo. Al fondo el edificio remodelado recientemente. :: MIKEL FRAILE

El Centro Cultural Nazaret va camino de cumplir 100 años -lo hará en 2013-, ligado a la historia de San Sebastián por su función de formar laboral y culturalmente a miles de donostiarras y marcar con ello un ejemplo que ha sido y es pionero en el ámbito de la enseñanza de la formación profesional.

El Centro Nazaret echó a andar un 13 de diciembre de 1913, el día de Santa Lucía. Se creó de la mano de los Padres Jesuitas y con la aportación económica de unas señoras de la alta sociedad donostiarra. Nazaret se inscribió como un sindicato de mujeres obreras y tuvo como principal cometido dar formación a mujeres que iban a desempeñar algún tipo de tarea más allá de trabajos domésticos en las casas. Estamos a principios del siglo XX, y las mujeres donostiarras recibían en Nazaret formación para poder trabajar de oficinistas o en otros oficios que nada tenían que ver con el servicio doméstico, algo hasta entonces muy poco usual en la sociedad de aquel momento.

En Centro se abrió en el número 17 de la calle Arrasate y fue cumpliendo el cometido para el que fue creado. Al llegar la dictadura de Franco y prohibirse las actividades sindicales, el Centro Nazaret para adaptarse a la ley cambió los estatutos sindicales con los que había sido creado y los adaptó a los de una asociación y así pudo seguir funcionando e impartir en esta época de la postguerra enseñanzas no oficiales.

Entran las Cajas

En 1965 la Caja de Ahorros Municipal de San Sebastián firma un convenio de colaboración con el Centro Nazaret, y pasa a convertirse en parte de la obra social de la caja donostiarra. En 1968 entra en el convenio de colaboración la Caja de Ahorros Provincial. En Centro había incrementado notablemente el número de actividades, sobre todo la de formación administrativa y enseñanzas regladas, y se precisaba de una mayor aportación económica.

Es en 1970 cuando gracias a Kutxa se amplía el centro al adquirirse el edificio que ocupaba la esquina de la calle Fuenterrabía con Arrasate, que hasta ese momento lo regentaba el llamado hotel París.

Nazaret crece en número de alumnos y de enseñanzas y el centro se queda pequeño. No queda más remedio que buscar otro lugar para dar cabida a todo el alumnado que quería estudiar en Nazaret. Hacia 1995 se traslada el centro a Aldacoenea, a un gran edificio de cuatro plantas con 5.700 metros cuadrados de espacio para aulas donde impartir clases, talleres, laboratorios y salas de informática, y además dispone de 4.000 metros cuadrados para patios. En el centro se imparte bachillerato y formación profesional. 200 alumnos cursan ahora el bachillerato y 300 jóvenes FP en alguna de sus áreas, tales como gestión administrativa y finanzas, comercio internacional, informática, secretariado, etcétera.

María José Rabella, directora de Nazaret, explica que cada año se titulan 200 jóvenes en formación profesional «y todos salen colocados. Veremos qué pasa ahora con la crisis, pero hasta ahora hemos tenido pleno empleo y todos jóvenes que salían titulados de Nazaret tenían trabajo al día siguiente».

El centro cuenta con una plantilla de 50 personas entre profesorado y personal administrativo. Por las mañanas se imparten las clases de formación reglada para estos 500 jóvenes y por la tarde el centro se convierte en escuela de formación reglada para adultos cuya docencia la imparten 200 profesores colaboradores que dan cursos específicos que se organizan periódicamente. «Al año pasan unas 8.000 personas a recibir alguno de los muchos cursos de formación continua que se imparten a personas que quieren mejorar su cualificación profesional, o a personas que vienen del paro y quieren inicial una nueva trayectoria profesional», indica María José Rabella.

Aprendizaje on-line

Otra modalidad de enseñanza que imparte Nazaret desde hace años y que cada vez tiene más alumnos es el aprendizaje . El alumno establece conexión con el profesor por medio de Internet. Se cuelgan unos cursos en la página web del Centro y el alumno, desde su ordenador, cuando tiene dudas puede establecer conexión directa con el profesor que le atiende personalmente por Internet a las cuestiones que le pregunta. Nazaret tiene a 500 alumnos actualmente participando en distintos cursos a través de esta modalidad de aprendizaje a distancia.

También se imparte en Nazaret formación a medida para empresas que ellas mismas solicitan para reciclar a sus empleados. «Cada vez son más los líderes de empresa que acuden al centro a formarse y adquirir los últimos conocimientos en el sector del que se trate», apunta María José Rabella, para añadir como ejemplo que en este momento se imparte un curso de programación en Java, que cuenta con gran asistencia de profesionales, porque hay una gran demanda en el mercado de ingenieros.

Fotos

Vídeos