Adarra, la tradición de recibir el año en su cima

Miles de montañeros de Donostialdea se darán cita el próximo viernes en la emblemática montaña. Otras cumbres de nuestra geografía son visitadas para despedir el año o brindar por el Año Nuevo

JUAN MANUEL SOTILLOSSAN SEBASTIÁN.
Tradición. Recibir el año en la cima de Adarra. ::
                             JUAN MANUEL SOTILLOS/
Tradición. Recibir el año en la cima de Adarra. :: JUAN MANUEL SOTILLOS

Vascos. Gentes de tradición. Una de ellas y que tiene que ver con la montaña es despedir o recibir el año en alguna típica cumbre a la que acudirán los próximos jueves y viernes, 31 de diciembre y 1 de enero, cientos de personas. Así, por ejemplo muchos montañeros alaveses elegirán el Gorbea para decir adiós al año. Allí, junto a la enorme cruz brindarán por un nuevo año, a buen seguro, mejor. Habrá otros alaveses que suban al día siguiente, el 1 de enero, a lo más alto del Zaldiarán.

Los de la zona de Bilbao subirán el próximo viernes a la cima del Ganekogorta, actividad ésta que data de 1925, cuando dejaron constancia de sus ascensiones los socios del club Deportivo Bilbao. En Gipuzkoa muchos montañeros se darán cita para recibir el año en diferentes cumbres dependiendo de la zona donde residan. De Eibar subirán a Urko; de Elgoibar al Morkaiko; montañeros del Goierri ascenderán a Aizkorri, Txindoki y así un largo etcétera, haciendo de cada 1 de enero, el primer día de montaña del año.

Adarra, la tradición

De recoger la tradición de subir montañas tan señalada fecha, se ha encargado nuestro buen amigo y mejor escritor, Antxon Iturriza, dejando reflejada toda esta ardua labor de investigación en sus tres magistrales tomos que componen la obra 'Historia testimonial del montañismo vasco' (Pyrenaica 2004-2005-2007). Parece que viene, que nace esta tradición en el monte Adarra. Y así lo refleja en este párrafo que transcribimos literalmente: «...El 9 de enero de 1959, en el diario navarro 'Arriba España' se recibía con alborozo la presencia en el Adarra el día de Año Nuevo del veterano fortunista Anton Ganboa quien ha ascendido el día primero del año nada menos que 35 años consecutivos, lo que apuntaría a que ya en 1924 los socios del Fortuna practicaban esta costumbre...»

Algunos montañeros mantuvieron viva la tradición de ascender al monte el primer día del año a pesar de estar en plena guerra y posteriormente en la postguerra. Eran tiempos difíciles, de los cuales algunos pueden recordar. Tiempos en los que el donostiarra club Deportivo Fortuna: «...que programaba esta excursión como salida inicial de su calendario oficial de actividades, tenía que pedir permiso al gobernador civil, porque cualquier concentración de más de cuatro personas podía considerarse ilegal», relata Iturriza, recordando que en tiempos no tan antiguos, pero tampoco tan recientes, quienes llevan con arraigo esta tradición desde tiempos de la postguerra «han conocido jornadas de crudeza invernal o de cálidos vientos del sur y visto cómo la Guardia Civil vigilaba en la cumbre para evitar acciones o gritos entonces prohibidos y a encapuchados distribuyendo propaganda clandestina al borde del camino».

En la cima de Adarra habrá caldito caliente que ofrece el Euskalduna de Andoain; y cava frío que servirá el club Vasco de Camping. Ir a Adarra el día 1 de enero puede ser una buena forma de empezar el año, algo que como se ve no es original, pero sí muy saludable, en tan señalada fecha.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos