Un skate park único en Gipuzkoa

Hay que acercarse a Santander o Miranda de Ebro para encontrar unas instalaciones similares

I. MORONDOIRUN.
Un skate park único en Gipuzkoa

Las protestas en la calle han quedado ya muy atrás y la pista de skate de Irun está cerca de terminarse. Según el arquitecto Andoni Sistiaga, responsable del proyecto y director de la obra, «quedan entre 11 y 15 días de trabajo». Estima que acabarán en enero, pero no puede asegurar la fecha definitiva. El acabado del parque de patinaje es muy específico, «casi artesanal», decía el arquitecto, porque «hay que pulirlo a mano», y no es adecuado trabajarlo con tan bajas temperaturas como las de ayer, por ejemplo. El plazo de finalización de la obra en su conjunto, que además del skate park incluye una zona de estancia con parque infantil (1.600 metros cuadrados), recorridos peatonales, carril bici y miradores hacia el río, se prevé para marzo.

En cuanto al espacio de skate, Sistiaga tiene claro que en toda la provincia no hay nada parecido. «Hay una zona de pool (piscina) como ésta en Sondika, pero más pequeña. Para encontrar algo similar hay que buscarlo en Santander o en Miranda de Ebro». También respecto a éstos tendrá cierta ventaja el complejo irunés porque «aquellos no tienen una zona de street (calle) como va a tener éste». Serán, en total, más de 2.000 metros cuadrados dedicados al patín y a sus deportes hermanos.

La terminología inglesa que se emplea para definir las dos zonas reclama cierta aclaración. Pool es una zona excavada, con paredes perímetrales curvas que dibujan recovecos y salientes. Es, por así decirlo, la modernización de un símbolo de este deporte como ha sido la U. La zona street se compone de rampas y cajones, barandillas y escaleras: una representación artificial y ordenada para el patinaje de elementos que pueden encontrarse en una ciudad.

Unas obras difíciles

El alcalde, José Antonio Santano, y el delegado de Obras, Miguel Ángel Páez, se acercaron ayer hasta el solar de la avenida de Iparralde donde Obegisa está ejecutando estas obras. Páez destacó que este proyecto ha sufrido un proceso de obra complicado. Por un lado, aún se está a la espera del permiso de Costas para los miradores de madera sobre el río, que según dijo el delegado «van por buen camino». Por otro, como en la ordenación del ámbito comercial en la acera de enfrente, los restos de la cimentación de los viejos puestos aduaneros han dificultado la excavación.

Santano, por su parte, subrayó el carácter consensuado del futuro skate park. Mencionó la presencia de todos los grupos políticos municipales en la mesa de trabajo que desarrolló el proyecto, pero incidió, sobre todo, en que se trata de «un ejemplo de participación ciudadana, en este caso de los más jóvenes. Fueron los propios chavales los que tuvieron la oportunidad de intervenir en el diseño de la zona, participando en las reuniones con los técnicos municipales».

Protesta del PNV

El Grupo Municipal EAJ-PNV hizo pública una queja por haberse enterado de esta visita la víspera y por no haber sido invitado. Precisamente por tratarse de un proyecto trabajado en común apreciaban «una falta de consideración» que el equipo de Gobierno haya efectuado la visita por su cuenta.

Apuntaban también que no invitar a otros grupos «no es la mejor forma de trabajar desde la transparencia» y que no ayuda a que éstos puedan ejercer las labores propias de la oposición. Añadían que no se trata de repercusión mediática, sino de poder «escuchar la explicación de los técnicos ».