El documental 'Toros en Eibar' trata de convertirse en un «archivo histórico»

Se presenta este viernes en el Coliseo y dura 90 minutos. Recoge los momentos más importantes de las corridas y festejos taurinos celebrados en la plaza de toros

ALBERTO ECHALUCEEIBAR.
Historia. Eneko Andueza, autor del guión y presidente de la Comisión Taurina, en la finalización de un Festival Zuloaga. ::                             F. MORQUECHO/
Historia. Eneko Andueza, autor del guión y presidente de la Comisión Taurina, en la finalización de un Festival Zuloaga. :: F. MORQUECHO

El documental 'Toros en Eibar', que se presenta este viernes en el Coliseo, a partir de las 20.00 horas, trata de convertirse en «un archivo histórico de Eibar», según han señalado sus promotores de la Comisión Taurina y la productora Bifushion Productions. El guión ha corrido a cargo de Eneko Andueza, miembro de la Comisión Taurina Eibarresa, mientras que la dirección ha estado en manos de Ibon Uzkudun. El filme, de 90 minutos de duración, hace un repaso a la historia taurina de Eibar desde la Edad Media hasta nuestros días. Para ello ha contado con la colaboración, en forma de testimonio oral, de una treintena de eibarreses y eibarresas, así como figuras del toreo que han pasado por el coso eibarrés.

Además, diversos fondos fotográficos y de imagen audiovisual nos trasladarán a tiempos pretéritos hasta llegar a nuestros días. «El documental no es sólo un documento taurino, sino que se trata de un gran archivo histórico de la ciudad eibarresa».

Cientos de anónimos eibarreses conforman esta producción audiovisual, por lo que la cinta que se estrena el próximo viernes ha generado gran interés entre la población y sus alrededores.

Cabe recordar que, tras el estreno, el documental 'Toros en Eibar' se pondrá a la venta en DVD al precio de 10 euros en diferentes establecimientos de nuestra localidad. Asimismo, la venta de entradas ha comenzado en horario de taquilla habitual del teatro Coliseo. El precio de las entradas es de 2 euros.

El documental recoge la tradición taurina en Eibar que se remonta a la Edad Media, cuando las visitas de los reyes Navarros y sobre todo del Príncipe de Viana eran motivo suficiente para que se corrieran toros en los montes aledaños que hoy rodean nuestra localidad. La afición taurina fue derivando a la necesidad de construir una plaza de toros de fábrica en Eibar. Las viejas maderas de Unzaga se quedaban pequeñas, y la afición eibarresa reclamaba ya saciar su innegable afición con las figuras de la época. Ya en 1887, y como dato significativo, el gran Salvador Sánchez 'Frascuelo' fue convidado a pasar unos días en Eibar, y quedó prendado de dicha afición de los eibarreses. Así, la construcción de la plaza de toros era inevitable, y así, tras no pocas deliberaciones se construyó en el mismo lugar que hoy se encuentra. Para su construcción se utilizaron piedra, ladrillo, mampostería y madera, y en sus dos pisos cabían hasta un total de 5.265 espectadores . Así, el 24 de junio de 1903 abría por primera vez sus puertas la plaza de toros de Eibar. Para la ocasión se contó con la indiscutible figura Castor Jauregibeitia Ibarra 'Cocherito de Bilbao'.

Figuras eibarresas

Los años discurrían, y Eibar veía pasar por su plaza a lo más granado de la tauromaquia nacional. Las fiestas de San Juan se vieron enriquecidas con la comparecencia de diestros de la talla de 'Machaquito' y Rodolfo Gaona ante la mirada de la afición eibarresa. Pero ante tanta afición era muy difícil que no surgiesen eibarreses que deseasen probar suerte en el arte de Cúchares. Entre los más destacables podemos nombrar a eibarreses de la talla de Eduardo Acha 'Achita', Celso Sáez 'Armerito', Iluminado Sáez 'Iluminadito', Acito López, Bartolomé Gorrotxategi 'Plantillerito' o Pedro Aguirre 'Fenómeno de Azitain', Javier Castañón 'Llapisera' que probaron suerte no solo en Eibar, sino en innumerables plazas de todo Euskadi. Así, Eibar, y también veía nacer a su torero más popular, a un matador de toros que con el paso de los años llegó a ser figura en una dura época en la que no fue nada fácil destacar: Pedro Basauri 'Pedrucho de Eibar', que es recordado en el documental.

Fotos

Vídeos