El protagonista se llama «menos 15%»

Desaparece Gaztemaniak, cambia de fechas la Feria de Teatro y los programadores intentan paliar la crisis con «más imaginación»

MITXEL EZQUIAGASAN SEBASTIÁN.
IVAN MATA/
IVAN MATA

DV. La crisis sigue apretando. Y la cultura guipuzcoana contará el año que viene con una estrella invitada: 'Míster menos 15 por ciento'. Es el recorte que, de salida, afecta a buena parte de los festivales y programaciones promovidos por las instituciones públicas. Algunos directamente desaparecen, como , iniciativa musical de la Diputación con quince años de singladura. Otros cambian de fechas, como la Feria de Teatro, con la posibilidad de un año en blanco.

«Frente a la crisis, imaginación», han decretado los despachos institucionales. «Es hora de que se mojen más los promotores privados y patrocinadores», añaden. De aquí a fin de año se intensifican reuniones y se ajustan presupuestos. Políticos y profesionales prefieren no hablar aún. Pero, tras el sondeo de diversas fuentes, puede trazarse un mapa aproximado de cómo quedará el 2010 cultural.

1.Adiós a Gaztemaniak. Es la medida de choque más dura. Esta programación musical ha traído durante quince años a diferentes escenarios de Gipuzkoa conciertos de grupos alternativos y diferentes. La iniciativa dependía del departamento foral de Política Social y Juventud. Fuentes del mismo explican que «a la hora de apretarse el cinturón se ha apostado por priorizar la protección social y promover conciertos de la mano de los ayuntamientos dirigidos específicamente a los más jóvenes. Gaztemaniak se dirigía a segmentos de edad más amplios, y tendría más sentido en Cultura, por ejemplo, que en Juventud». Lo cierto es que, de momento, desaparece, pese al movimiento en contra de la medida desplegado en webs y blogs musicales.

2.Baila la feria teatral. La Feria de Teatro de San Sebastián también sufrirá los vaivenes del cambio. Ya está decidido su traslado al mes de marzo, en lugar de su habitual fecha de julio. Al parecer, para reunir a programadores y mostrar nuevos espectáculos es mejor ese momento del año. Queda por decidir si habrá feria en marzo de 2010 o se pospondrá la próxima edición a marzo de 2011.

3.La hora del Zinemaldi. El Consejo de Administración del Festival de Cine se reúne en los primeros días de diciembre. Esa reunión cerrará las cuentas del 2009 y marcará las líneas del próximo ejercicio. El Gobierno Vasco y el ejecutivo central ya han anunciado que mantendrán la misma aportación que el año pasado, un millón de euros cada uno. La Diputación ha reducido su aportación, en un principio, en un 15%, aunque Markel Olano dice estar abierto a «replantear» esa cifra. Y el Ayuntamiento donostiarra aún no ha oficializado su aportación. El presupuesto estuvo en 2009 en torno a los siete millones de euros.

Al margen del presupuesto, el consejo debe afrontar las dudas de algunos de sus consejeros en torno a la gestión del certamen. Algunas fuentes no excluyen que se ponga en marcha el proceso para la contratación de un gerente, puesto vacante en los últimos años, aunque la duda radica en si el tiempo de ajuste es el más indicado para incrementar plantillas. Se da por descontado que las reducciones del 2009, con un ciclo menos y un día más corto de duración, se mantendrán en 2010.

4. Jazz entre amigos. El Heineken Jazzaldia no sabe aún hasta dónde llegará su ajuste, pero sabe ya que se deberá apretar el cinturón todavía más. En 2009 su presupuesto fue de 1.300.000 euros, que salen tanto de patrocinadores privados como del Ayuntamiento donostiarra. El año pasado la reducción se tradujo en un día menos de duración y la supresión de algunos eventos, como la Jazz Band Ball, fiesta ciudadana y musical que se había convertido ya en tradicional txupinazo de salida del Festival.

A la espera de cerrar números, en el Jazzaldia se da como segura la recuperación de esa Jazz Band Ball, y se calcula que la cita del 2010 se mantendrá también en cinco días. La programación mantendrá el mismo y exitoso esquema de los últimos años, con los escenarios de la Plaza de la Trinidad, la Zurriola y el Kursaal.

5.Quincena aguanta. También la Quincena Musical verá este año reducido su presupuesto, al igual que ocurrió ya en la pasada edición. Los responsables de la Quincena saben ya que las tres instituciones que la respaldan han reducido sus aportaciones en un 15%, pero confían en que sus patrocinadores mantengan su financiación. Si el año pasado el presupuesto de la Quincena fue de 3.400.000 euros, en el 2010 se estima que rondará los 3.300.000 euros.

En el mundo de la música clásica se trabaja con años de antelación, así que los responsables de la Quincena tienen ya prácticamente definida la programación del próximo año. Y en principio se piensa que la Quincena de 2010 será, en duración y ciclos, similar a la pasada. Más aún, se recupera la ópera representada, ausente el pasado agosto. «Nuestras medidas de ahorro serán más de trastienda, de modo que esperamos que el público no note el tiempo de ajuste», dicen fuentes institucionales.

6. La programación del Kursaal. ¿Y qué pasa con las programaciones estables? En el caso del auditorio, es la Fundación Kursaal la que se encarga de dar contenido cultural a lo largo del año, al margen de los conciertos contratados por promotores privados. El presupuesto de la Fundación corre a cargo del Ayuntamiento y la Diputación, por un lado, y las aportaciones de una decena de empresas guipuzcoanas. Las dos instituciones han acordado ya reducir un 10% su aportación, pero los programadores confían en encontrar fórmulas para que la oferta al público sea «prácticamente la misma en número y calidad».

7. Y el Victoria Eugenia. Los responsables culturales del Ayuntamiento de San Sebstián trabajan para que el teatro mantenga una oferta interesante pese al recorte, porque la tijera del 15% también ha llegado aquí. La idea es profundizar en la fórmula de contratar a los artistas «a taquilla», no con un cerrado sino a porcentaje sobre la respuesta del público. En el Ayuntamiento se confía en que los promotores privados cubran parte de la oferta.

8. Los otros festivales. Festivales dependientes del Ayuntamiento, como la Semana de Terror clausurada el viernes o el festival de Derechos Humanos, también son víctimas del recorte. En el caso de la Semana de Cine Fantástico y de Terror la crisis se ha concretado en una menor duración y la eliminación de algunos ciclos y actividades paralelas

9. Coordinación. Las sombras son muchas, pero los rectores de la cultura municipal donostiarra quieren comunicar la idea de acción. Dentro de quince días se presentará la nueva imagen de Donostia Kultura y nuevas fórmulas que pretenden coordinar mejor las actividades que se dan en la ciudad y en el conjunto de Gipuzkoa. Se quiere centralizar la actividad en un portal de internet que dé promoción a todos los actos, sean de iniciativa pública o privada, y se pretende extender la «cultura de base». Como ejemplo, festivales ya en marcha como Donostikluba podrían extenderse a más salas o tener mayor continuidad a lo largo del año.

10. ¿Capital cultural?. Todos los consultados coinciden en que en un momento de crisis general, la cultura también debe apretarse el cinturón. Pero a la vez esa política férrea de ajuste llega paradójicamente en un momento en que San Sebastián compite para ser declarada capital cultural europea en 2016, iniciativa que sí recibe partidas específicas en los presupuestos del Ayuntamiento o el Gobierno Vasco. ¿'Míster menos 15%' será estrella invitada sólo en 2010? Es lo que esperan programadores y responsables culturales.