La subasta del siglo

Una colección de monedas de un descendiente de vascos emigrados a América sale hoy a la venta en Barcelona con precios de hasta 800.000 euros

M. L.
La subasta del siglo

P ocas veces una subasta de monedas ha despertado tanto interés como la organizada entre hoy y mañana por la casa Aureo & Calicó de Barcelona. Coleccionistas, inversores y expertos procedentes de todo el mundo se han desplazado hasta la Ciudad Condal para pujar por algunas de las 980 piezas de oro acuñadas en España que se venderán al mejor postor. Entre éstas se incluyen ejemplares inéditos, metales únicos o casi únicos y auténticas rarezas, como el centén segoviano de 1609 que tiene un precio de salida de 800.000 euros y una estimación final de dos millones.

«Se trata de la moneda de oro más grande acuñada en España y la primera de su tamaño en Europa. Es como un plato de café y pesa cerca de 340 gramos», señala la administradora de Aureo & Calicó, María Teresa Sisó. Pero junto a la «pieza estrella» de la subasta, también pueden encontrarse otras «con mucha historia». Ése es el caso de la acuñada en tiempos de Felipe IV y cuyo precio de salida se ha cifrado en medio millón de euros o una de las dos que el rey Sancho Ramírez mandó acuñar en Jaca para regalársela al Papa.

Todas las monedas forman parte de la colección , compuesta por un total de 2.200 piezas de oro procedentes de España y sus antiguas colonias. Según ha explicado María Teresa Sisó, «pertenecía a un descendiente de vascos que emigraron a Suramérica, una persona con un gran poder adquisitivo y una especial sensibilidad por la belleza. En ella se plasman casi dos milenios de historia y fue posible reunirla en una época en la que se daban una serie de circunstancias».

Parte de la colección fue subastada en dos sesiones. «En ambos casos logramos triplicar el valor de entrada y esperamos que ocurra lo mismo ahora. Es un acontecimiento importante y no sólo desde el punto de vista comercial», dice la administradora de Aureo & Calicó. Opinión que comparte el presidente de la Asociación Numismática Española, José Pellicer: «Tardaremos muchos años en presenciar otra subasta como ésta y algunas de las piezas no volverán a verse».

Precisamente el Gobierno navarro autorizó ayer un gasto de 125.000 euros para la compra de dos de estas monedas, vinculadas al viejo reino, de los reinados de Fernando I y Carlos I (siglo XVI). «Se trata de una oportunidad única para incorporar al Patrimonio Cultural de Navarra bienes de extraordinario interés».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos