La segunda 'Amarafarra'

Los componentes de la Tamborrada Amaratarra homenajean a los bares que colaboran en la fiesta del 20 de enero

JOTI DÍAZJOTIDIAZ@FACILNET.ES
Algunos de los participantes en la segunda 'Amarafarra', en la plaza de los Estudios./
Algunos de los participantes en la segunda 'Amarafarra', en la plaza de los Estudios.

Componen un grupo de 70 jóvenes que han celebrado por segundo año la fiesta que llaman , un particular homenaje a los bares que colaboran con la tamborrada Amaratarra. Este festejo lleva camino de convertirse en toda una tradición.

Ellos son: Iñigo Ganzarain, María Casco, Jon de la Calle, Amaia de la Calle, Yon Guijarro, Pili Sánchez, Oskar Tellería, Txito Martínez, Ander Berridi, Ines Martínez, Mikel Cerezo, Iñigo Manterola, Inma Iparragirre, Mikel Izeta, Pablo Quintana, Pili Goierri, Xabi Urdangarin, Mikel Castells, Jose de la Cueva, Javi Maiden, David San Martín, Ruth Candón, Ion San Martín, Gemma Pérez, Inma Navas, Elena, Arkaitz Espi, Iñaki Guijarro, Xapi Baroja, Iker Astudillo, Mikel Leatxe, Iñigo Korta, Xabi López, Iñigo López, Jesús Rubio, Isi Sánchez, Aitor Foj, Amaia Foj, Ainara Soria, Igor Sánchez, Miguel Ángel Calvete, Leyre Yarza, Sergio Magadán, María Carrera, Ion Arruti, Maialen Berridi, Pierre Yves, Alan Perales, Julen Osa, Yon García, Adrián Sánchez, Juani Gómez, Iñigo del Valle, Yolanda Martínez, Mikel Lertxundi, Patxi Estrada, Maite Rodríguez, Arkaitz Elso, Xabier Ramón, Miren Aduriz y Txema Sánchez.

Como hicieran el año anterior, se citaron a primera hora de la tarde del sábado con la intención de disfrutar juntos del fin de semana en su propio barrio, poteando por esos veinticuatro bares convencidos de encontrar en Amara la diversión que habitualmente buscan más lejos.

El buen tiempo acompañó con un sol radiante que ya desde el principio animaba al buen ambiente. Hacia las cinco ya se intuía que algo excepcional sucedía en la Plaza de los Estudios. En pocos minutos la puerta del bar se fue llenando de jóvenes que uniformados con la misma camiseta, en la que se podía leer , se ataban al cuello el pañuelo blanco que les distinguía como participantes del segundo . Con toda la tarde-noche por delante, dispuestos a tomarse un zurito en cada bar colaborador, hasta un total de 24, los posaron brevemente para una foto que inmortalizase el momento, y solicitaron los primeros zuritos en el Recreo, que como sede de la Tamborrada tiene cada año el honor de ser el punto de partida y primero de los homenajeados.

Tras el Recreo, los participantes fueron visitando bares mientras la tarde se iba animando. Primero el Belari, en la misma plaza, para salir por Felipe IV y visitar el Aukera y el Igueldo. Desde el Ertz, en la plaza de Irún, empezaron a potear por Isabel II, que debido a la concentración de bares (el Divinum, el Txirrita, el Bigarren, el Udane y la Baita) se hizo muy larga y los participantes recurrieron a los primeros pintxos para poder continuar con el homenaje. Pasadas las ocho, con los últimos rayos de sol y el en su momento álgido se adentraron en las inmediaciones de la Plaza Armerías, donde la Tamborrada iza su bandera a las 12 de la noche de cada 19 de enero, donde les esperaban el Izar, el Garaitza, el Maite y el Tick-Tack. Con las primeras bajas en formación inicial la fiesta se desplazó hacia la Avenida de Madrid. En la Venta de Curro, donde quien más quien menos aprovechó para cenar algo. De ahí, los más osados se dirigieron a la terna de bares colaboradores que les esperaban en la Plaza Ignacio Mercader: el Nerea, la Paulaner Bierhaus Amara y el Pasaleku.

Los resistentes evidentemente motivados por los bares pasados y con la voluntad de terminar de homenajear a todos los colaboradores disfrutaron de los últimos tres bares (el Etxalde, el Solairu y el Anoeta) a los que trasladaron un ambiente desenfadado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos