Irizar da un paso más y empieza a producir toda la estructura del autocar, incluido el chasis

Le permitirá reducir la dependencia de sus proveedores y controlar todo el producto. Aplicará la tecnología de forma paulatina, por lo que seguirá comprando chasis

PILAR ARANGURENSAN SEBASTIÁN.
Línea de montaje de la planta de Irizar en Ormaiztegi, que hasta ahora sólo ensamblaba la carrocería. /MIKEL FRAILE/
Línea de montaje de la planta de Irizar en Ormaiztegi, que hasta ahora sólo ensamblaba la carrocería. /MIKEL FRAILE

DV. La compañía Irizar ha decidido dar un salto cualitativo para afianzarse aún más en el sector de autocares. La empresa de Ormaiztegi empezará a montar el autobús en su conjunto, a excepción del motor y de los componentes electrónicos, con lo que dichos autocares llevarán en su totalidad la marca Irizar.

La coopearativa no se arredra con la crisis y lejos de replegarse en sus cuarteles ha optado por dar un paso de gigante. Fruto de la investigación que lleva desarrollando en los últimos años, la empresa carrocera está en disposición de sacar al mercado una «nueva tecnología propia autoportante», tal y como ha adelantado la propia Irizar a las empresas del sector.

La compañía carrocera presentará esta novedad el próximo viernes en la feria Busworld, que tendrá lugar en la ciudad belga de Kortrijk. En la comunicación previa enviada a las empresas especializadas del sector, Irizar señala que «sorprenderá» en la feria con dicha tecnología, aunque la cooperativa no especifica más allá.

Según ha podido saber DV, la tecnología propia autoportante supone que la carrocera no se verá obligada a adquirir los chasis de los autocares a otras compañías para luego ensamblar la carrocería, como hacía hasta ahora, sino que está en disposición de montar su propio autobús de principio a fin.

Esta tecnología propia le permite a la empresa de Ormaiztegi reducir la dependencia de sus proveedores, un objetivo ansiado por la compañía desde hace años, pero que adquiere más importancia en tiempos de crisis. De hecho, hasta ahora los clientes que adquirían autobuses a Irizar podían elegir la marca de chasis.

No obstante, la empresa carrocera empezará a aplicar esta tecnología de forma paulatina y no va a romper su relación con los proveedores de chasis, ya que recalca que su principal línea de actuación seguirá siendo la fabricación de autocares sobre todas las marcas de chasis del mercado.

Irizar ha elegido Busworld, la feria de autobuses y autocares más importante a nivel internacional para lanzar dicha tecnología. La feria se celebrará del 16 al 21 de octubre y por primera vez la empresa de Ormaiztegi acudirá con stand propio. Un espacio moderno e innovador, a través del cual tratará de transmitir los valores y la fueza de una gran marca que se ha ido construyendo a lo largo de 120 años de historia. De hecho, la compañía tratará de reforzar su posición de liderazgo innovador y de cercanía al cliente.

La presentación de la tecnología va a ser por todo lo alto, ya que ofrecerá una rueda de prensa a los medios especializados internacionales, que ha suscitado mucha expectación.

Además de este salto cualitativo, Irizar sigue apostando por la innovación en el desarrollo de nuevos modelos de autocares. Así, a principios de 2010 tiene previsto lanzar un nuevo autobús de lujo.

Soluciones al mercado

Este autocar se suma a la amplia gana de autobuses que fabrica la compañía de Ormaiztegi en un intento por dar respuesta a todas las necesidades del mercado, una estrategia que se ha agudizado con motivo de la crisis económica. En esta línea de trabajo, Irizar lanzó el 30 de abril un nuevo autocar urbano, el I4 LowEntry, concebido para el transporte periférico y de cercanías, con el objetivo de buscar nuevos nichos de mercado y minimizar así el impacto de la crisis.

Y es que la depresión económica ha hecho también mella en la compañía carrocera, que redujo su actividad un 26% en el primer trimestre de este año. En cualquier caso, un descenso más moderado que el que ha registrado el resto del sector, con una caída del 41%.

El descenso de ventas obligó a la compañía a ir reduciendo paulatinamente el ritmo de producción de autocares en la planta de Ormaiztegi desde los 6,5 diarios que llegó a alcanzar un año antes a los cuatro, en los que se mantiene en la actualidad. Además, se ha visto obligado a adoptar una serie de medidas para disminuir costes, como la reducción de los salarios de los trabajadores un 9%.

Pero lejos de frenar su inversión en innovación, Irizar la ha potenciado para poder capear la crisis con nuevos productos y desarrollos tecnológicos. Un apartado al que destinará este año quince millones de euros.

Pero además de tratar de impulsar la producción en la factoría de Ormaiztegi con el nuevo autocar I4 LowEntry, la empresa está reforzando también su posición en el exterior. De hecho, antes del verano inauguró una nueva planta en Madurai, sureste de la India, que complementa a la que ya tenía en dicho país.