«Los buenos amigos es lo mejor que me ha dado el fútbol»

Es uno de los deportistas bidasotarras que más ha triunfado fuera de nuestro entorno, defendiendo los colores de cuatro equipos de Primera. Pero siempre ha sido txuribeltz

Rafa posa con una sandía cedida por Frutas Dumboa y que quiere semejar un balón. /F. DE LA HERA/
Rafa posa con una sandía cedida por Frutas Dumboa y que quiere semejar un balón. /F. DE LA HERA

Es un irundarra más por mucho que naciera en Santander hace 71 años. Con ocho ya estaba aquí. Rafael Álvarez Alarcia está casado con María Esther Oronoz. Es el aita de Rafael y Begoña. Tiene 4 nietos: Arantza y Xabier, y Marina y Alejandra. Fue portero del Real Unión juvenil, Roca, Real Unión senior, Touring y, ya en Primera, con el Oviedo, Zaragoza, Mallorca y Celta. Terminó en el Alavés, en Segunda, «cuando ya se me caían los tornillos», confiesa. Trabajó una veintena de años en la agencia de aduanas de José Manuel Campo Echarte. Le gusta toda clase de deporte para ver, «porque ahora mismo sólo estoy para andar», indica.

- Oye Rafa, ¿porqué Alarcia y no Álvarez?

- Eso pasó cuando fui al Oviedo. Ya había tres Álvarez en la plantilla y sólo se mantuvo el primer apellido en uno de los casos.

- ¿Y Kabutxi...?

- Fue el mote que me pusieron de crío en los frailes. Todos teníamos un mote. Cuando en el campo me llamaban Alarcia, atendía sin más; pero cuando escuchaba un ¡Kabutxi! ya sabía que el que me llamaba era del pueblo.

- ¿El fútbol te ha dado mucho?

- Las cosas no son como ahora, Se ganaba dinero, pero los que nos precedieron también cobraban menos. Bueno, lo de ahora es una pasada. Pero lo mejor que me ha dado este deporte son los amigos que he hecho, además de conocer muchos lugares nuevos.

- ¿Cómo te dio por el fútbol?

- Todos los chavales queríamos jugar. Empecé en La Salle, luego, con once años pasé al interescolar. Jugábamos en el campo del que hoy es el albergue 'Juan Sebastián Elkano', en Hondarribia. Recuerdo que el campo estaba en cuesta. Pero, bueno, nuestro campo era la calle. Con cuatro piedras montabas las porterías. Además, como no había coches, tampoco había peligro.

- ¿Por qué portero? ¿No te gustaba meter goles?

- Al principio jugaba de todo, pero fuí yendo hacia atrás. Y como más atrás de la portería no había nada, allí me quedé. En el Touring entrenaba de defensa y de extremo. Qué tiempos, qué dos años tan buenos. Sólo entrenábamos los jueves y luego nos íbamos de merienda-cena.

- Has pasado por muchos equipos ¿Eso es bueno o malo?

- Para mí es negativo. Mira, cuando estás soltero, la cosa va bien, conoces más sitios, más gente. Pero cuando tienes familia, empieza el movimiento. Los traslados de casa, los colegios de los críos. La familia es la más perjudicada de la situación.

- ¿Cuál es tu mejor recuerdo?

- Cuando me preseleccionaron para la selección absoluta. Al final no acudí nunca. Una vez, porque me rompí la mandíbula por dos sitios. Siempre me pasaba algo. Guardo un grato recuerdo de cuando el Oviedo quedó tercero en Liga. Y fue bonito jugar con 'Los cinco magníficos' en el Zaragoza. Ya sabes, Canario, Santos, Marcelino, Villa y Lapetra.

- ¿Y el peor recuerdo?

- Las lesiones. En especial una que tuve en Las Palmas jugando con el Zaragoza. Fue a la salida de un córner y un contrario me pisó muy fuerte el pie para que no saltara. De manera que se me fueron rompiendo cuatro metatarsianos del pie izquierdo. Tuve dos operaciones y me pusieron injertos. Al final, nueve meses de baja. El autor de la entrada fue un tal José Juan (no Pepe Juan). Llamarle 'mamonazo' sería demasiado elegante.

- Nuestro común y buen amigo Nicolás Aguirre me comentó que, en su día, alguien escribió sobre tí estas frases: «Alarcia tenía una seriedad ardorosa en la portería». Y también que «Alarcia protegía su portería como podía proteger el cuerpo con la mejor gabardina del mundo». Comentarios...

- Pues que Nicolas es muy buena persona..., y si él lo dice...

- Repetirías en otra vida, si la tuvieras.

- Sí, porque fue una etapa muy bonita. Lo tengo claro. Bueno, mi mujer, no sé, no sé (sonríe).

- ¿Que te pasó en el ojo?

- Fue un accidente de coche. Me rompí las órbitas. Apenas si veo algo del ojo derecho.

- Qué tal te fue en el trabajo, con Campo Echarte.

- Muy bien. Todos, muy buena gente, patrón y compañeros.

- ¿Vas por Gal?

- Muy poco porque sufro mucho. Pero le veo bien al Real Unión. Tenía que llevar más puntos. Siempre ha sido mi equipo, lo llevo dentro. Y luego, el Touring.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos