El liderazgo del nacionalismo

La nueva estrategia de la izquierda abertzale también busca el objetivo de colocar a este sector en el liderazgo del aber-tzalismo en detrimento del PNV. Las últimas declaraciones de ex miembros de Batasuna y los propios comunicados de ETA no han ahorrado críticas contra los jeltzales y acusaciones al Euzkadi Buru Batzar de Iñigo Urkullu de haber aparcado el derecho a decidir. De ahí su apuesta por arrancar sin ellos el eventual polo soberanista. El recuerdo de las heridas del proceso de Lizarra, en el que ETA y el PNV se responsabilizaron de su fracaso, también ha tenido algo que ver en esta decisión.

La ilegalizada Batasuna está dispuesta a pugnar por la hegemonía del nacionalismo vasco con la formación jeltzale, a la que además observan en una situación de «debilidad política y mediática» tras la pérdida del Gobierno Vasco. Desde la izquierda abertzale se observan también con mucho interés los movimientos internos que puedan producirse dentro del PNV tras la salida del ex lehendakari Juan José Ibarretxe, referente del sector considerado más soberanista.