'Espionaje' a la navarra

Aralar vincula la «filtración» en Nafarroa Bai con UPN, mientras el partido regionalista rechaza la acusación y le pide que «deje de hacer el ridículo»

ANTTON IPARRAGUIRRESAN SEBASTIÁN.
Patxi Zabaleta y Txentxo Jiménez, en la rueda de prensa que ofrecieron ayer en Pamplona. /EFE/
Patxi Zabaleta y Txentxo Jiménez, en la rueda de prensa que ofrecieron ayer en Pamplona. /EFE

DV. Aralar insistió ayer en su teoría de que ha sido víctima de un supuesto caso de espionaje y en que el compañero sentimental de una ex edil suya en Zizur Mayor, Arantza Arenzana, a la que acusa de ser una «infiltrada» en la coalición Nafarroa Bai, mantiene «relaciones con el entorno de UPN». El partido del presidente navarro, Miguel Sanz, replicó a la formación de Patxi Zabaleta que acuda «a donde toca» si tiene pruebas de lo que denuncia y que «deje de hacer el ridículo».

El coordinador de Aralar en Navarra, Txentxo Jiménez, mantuvo ayer en una rueda de prensa junto a Zabaleta -que no se pronunció sobre este asunto-, la acusación que lanzó a finales de agosto en el sentido de que la pareja de Arenzana tiene «relaciones regulares y estables con entornos de UPN» y ha mantenido encuentros con personas vinculadas a la formación regionalista en la Casa de Argentina en Navarra, con sede en Pamplona. Según el dirigente abertzale, algunas personas que asistieron a las reuniones han ocupado puestos en listas electorales de UPN, aunque no concretó más.

Jiménez volvió a exigir a Arenzana la entrega del acta de concejal, ya que aseguró disponer de varios datos con los que se concluye que era «infiltrada» para la «desestabilización» de Aralar y de NaBai en los ámbitos interno e institucional e impedir la «gobernabilidad» en los ayuntamientos que la coalición abertzale arrebató a UPN en las pasadas elecciones en Navarra. Arenzana fue elegida en 2007 concejal de NaBai en Zizur Mayor, pero abandonó la coalición por discrepancias con el alcalde de ese partido y actualmente es edil no adscrita, aunque ha respaldado a UPN en votaciones.

Jiménez afirmó que «está claro que hay hechos objetivos y que al compañero sentimental de Arenzana alguien le está dando cobertura de todo tipo y no creo que esté haciendo lo que está haciendo por hobby personal». Añadió que «los datos marcan orientaciones» y añadió que «algunos son muy navarros». Señaló que «ha trabajado en ámbitos» de la izquierda abertzale ilegalizada, «no sabemos si con éxito», así como en NaBai y en el mundo islámico por medio de Arenzana, ya que ella además de ser concejal representa a las mujeres musulmanas de la Ribera en el Consejo Navarro de Igualdad.

Jiménez aseguró que la pareja de Arenzana es una persona de nacionalidad argentina que llegó a ser miembro de la Legión francesa y del ejército croata, y tiene «buenas relaciones con grupos sicarios» colombianos. Indicó que desde hace cuatro años se encuentra en Pamplona en situación «irregular» en su condición de «extranjero sin papeles».

«Impagos y problemas»

Incluso señaló que según la información de que dispone, «cerró por impagos un gimnasio que abrió en Barañain, utiliza un vehículo con matrícula extranjera y ha tenido repetidos problemas de orden público, principalmente por la noche, pero la presencia policial no le ha supuesto ningún problema para resolverlos automáticamente». En este sentido, incidió en que este argentino «tiene permiso de armas y practica tiro en Aizoain». «Esto no es algo que tenga sentido en un extranjero y sin papeles». Subrayó que este individuo «fue denunciado por maltratar a su anterior pareja, con la que vivió desde su llegada a Pamplona y hasta la ruptura en el mismo portal que Miguel Sanz».

UPN contestó a Aralar que «si tiene alguna acusación lo que deben hacer es defenderla allí donde toca, no en los medios de comunicación». Lamentó que NaBai «dedique su esfuerzo a «hacer política circense en vez de a resolver sus problemas internos». Reclamó a Jiménez que «deje de hacer el ridículo y diga claramente de qué acusa a UPN, porque sus declaraciones producen risa».