Premio para una pasión por el vino

El guipuzcoano José Antonio Itarte recibe en Suiza la máxima distinción mundial por el tinto de Pinot Noir que elabora en su bodega de Rondan

MITXEL EZQUIAGA
José Antonio Itarte, en la sala de catas de su bodega de Ronda. /DV/
José Antonio Itarte, en la sala de catas de su bodega de Ronda. /DV

Es la historia de una pasión con final feliz. El empresario irunés José Antonio Itarte se jubiló hace doce años de su negocio de cerraduras en Gipuzkoa y se marchó a Ronda para desarrollar en los viñedos de aquella serranía su viejo amor por el vino. Ha ido «poco a poco» pero ese sueño acaba de obtener «una recompensa inesperada y abrumadora», según sus palabras: la máxima distinción internacional que se concede anualmente para vinos elaborados con la uva Pinot Noir, variedad aún poco utilizada en España, lo que confiera mayor sorpresa, y realce, al premio.

«Aún no me lo creo», confiesa Itarte. «Este fin de semana estuvimos en Suiza recibiendo el premio, en un castillo y con la trompetería de protocolo que tanta gusta en ese país». Ha sido un regalo anticipado para Itarte, que la próxima semana cumple 70 años y conmemora el «doce aniversario» de su nueva vida, cuando decidió jubilarse de su empresa guipuzcoana y viajar al sur para convertirse en bodeguero.

A 900 metros de altura

«Ha sido una historia preciosa, dura en los primeros momentos pero muy gratificante», explica. «Mi única obsesión es hacer vinos buenos de la mano de nuestra enóloga, Bibi García. Si encima te dan premios, la alegría es mayor».

El vino premiado es el Cortijo Los Aguilares Pinot Noir 2008, que ha recibido una de las dos Grandes Medallas de Oro concedidas por el Mondial du Pinot Noir, que celebra su undécima edición en el marco del principal salón suizo del vino, Vinea. Un total de 1.144 referencias procedentes de 24 países aspiraban a esta distinción. La otra Medalla de Oro correspondió a un pinot gris licoroso suizo: Malvoisie Fletrie sur Souche de Valais 2008, del de la Madelaine, en Vetroz,

El vino de Cortijo de Los Aguilares es un tinto nacido de una viña situada a más de 900 metros de altitud en la Serranía de Ronda, bajo la denominación de origen de Sierras de Málaga.

José Antonio Itarte confiesa que en su paso por Suiza, este fin de semana, los especialistas preguntaban sobre todo por el hecho de que un vino tan delicado como éste haya sido conseguido en unas condiciones climatológicas en principio adversas. «Eso nos permite, a su vez, que nuestro vino presente una variedad de aromas poco habitual y especialmente atractivo».

¿Cuál es el nuevo reto para el bodeguero guipuzcoano que triunfa en el sur? «Digerir el éxito y mejorar el vino. Lo que yo quiero es hacer vinos buenos: tan complejo y tan sencillo como eso».