Últimas pedaladas

Bingen Fernández dejará la bicicleta y aceptará la oferta para dirigir al Garmin, lo que le obligará a vivir en Gerona

B. U.

Lieja. DV. No es un ganador, tampoco uno de los nombres que más suenan en el pelotón mundial. Ni tan siquiera es muy conocido en el ciclismo español, del que lleva alejado ocho años. Su fichaje por el Cofidis francés, en 2002, fue el comienzo de una aventura que se mantiene en el tiempo. Bingen Fernández (Bermeo, 15-XII-1972) es un privilegiado. Lo explica con sencillez, con naturalidad: «Tengo dos posibilidades para poder elegir mi futuro. Cofidis me permite continuar una temporada más en activo, lo que me llevaría a terminar mi carrera profesional con 37 años, camino de los 38. Y el Garmin me ofrece pasar a ser director de su equipo profesional». No tiene muchas dudas de los pasos que va a seguir este ciudadano del mundo, que habla cuatro idiomas, castellano, francés, inglés y euskera, que vive con una americana de Portland (Oregón) y que divide su tiempo entre Estados Unidos y Bermeo debido a los problemas de visado. Bingen ha conseguido hacerse respetar en un ciclismo, el francés, que lleva ya unos años en los que no quiere corredores españoles en sus formaciones. Va a cambiar de vida sin tomarse un descanso: «Pienso que a lo mejor me vendría bien tomarme un año sabático, pensar un poco cómo quiero orientar mi vida, pero también soy consciente de que la oportunidad que se me presenta ahora no la voy a tener siempre». Sabe que con el Garmin tendrá que ir a vivir parte de la temporada en Gerona, donde está la base del equipo en Europa y donde viven muchos de sus componentes durante buena parte del año ciclista: «Tampoco me importa mucho». Habla bien del ciclismo francés: «Yo he estado y estoy bien considerado en Cofidis. Me dicen que soy el extranjero más francés del equipo. Me he adaptado a su mentalidad y he hecho una carrera larga con ellos. Cuando me marche del Euskaltel pensaba que sólo era para un año». Se baja en Madrid Bingen Fernández debutó en profesionales en 1995, con el entonces equipo Euskadi, que con el paso de los años pasaría a llamarse Euskaltel. Lleva quince temporadas como profesional y sabe que está dando sus últimas pedaladas en activo, en su última Vuelta a España. «Soy consciente de que esto se acaba. Cuando llegue a Madrid colgaré la bicicleta, entre otras cosas porque llevo 95 días de carrera esta temporada. Las del paseo de La Castellana serán mis últimas pedaladas como profesional». Se terminará una parte de su vida, importante, y comenzará otra. No ha sido un ciclista ganador. Se marchará del ciclismo con la sensación «de que he competido bien y mucho. He dejado un montón de amigos en el equipo y en pelotón, con eso me quedo. Dejar Euskaltel y llegar al Cofidis fue meterme de lleno en el ciclismo internacional, conocer otro ambiente, otro tipo de gente, abrirme al mundo». Su llegada a Garmin está propiciada por el mánager del equipo, Jonathan Vaughters, y los directores Lionel Marie y Mathhew White, «con los que tengo una buena amistad. Me ofrecieron esa posibilidad». Bingen sabe lo que quiere ser como director: «Mi idea es la de una persona que intenta ayudar a los corredores a conseguir los mejores resultados, a situarse, a estar cómodos en el equipo». Si le preguntas por el corredor con más condiciones físicas que ha conocido da un nombre rápido: «David Millar. Un superdotado físicamente. Como corredor más completo me quedo con Laurent Jalabert, también con Erik Zabel, y Armstrong para el Tour». Considera como suyos los triunfos de muchos de sus compañeros: «Las victorias de Bertagnoli, de Millar, de Nico Mattan, entre otros, forman parte de mí. He estado siempre bien reconocido en el equipo, a diferencia de lo que pasaba en Euskaltel, donde no se valoraba nada. En Cofidis he tenido un reconocimiento mejor. Me quedo con todas esas cosas de mi vida profesional». Comenzó practicando el atletismo en su época de juvenil hasta que se decantó por el ciclismo: «Me gusta el proyecto de Garmin, un equipo que está creciendo, que va poco a poco para hacerse grande.

Fotos

Vídeos