Idilio entre Aviron y Donostia

El conjunto bayonés se impuso al todopoderoso Stade Français. Beñat Arrayet y Elhorga hicieron las delicias de una grada entregada

OIER FANOSAN SEBASTIÁN.
El tercera de Francia y del Avrion, Remy Martin, y su compañero Tewhata pelean por robar el balón a los parisinos. /J. M. LÓPEZ/
El tercera de Francia y del Avrion, Remy Martin, y su compañero Tewhata pelean por robar el balón a los parisinos. /J. M. LÓPEZ

DV. Anoeta albergó en la noche de ayer el primer partido de la historia del Top 14 que se disputaba fuera de las fronteras de Francia. Lo hizo de traje y corbata, ante más de 27.000 espectadores que demostraron que, forzando las gargantas, las pistas de atletismo no son un obstáculo para llevar en volandas al equipo local. Tras la exhibición de ayer, no hay excusas. La afición disfrutó, propició que la victoria txuri urdin se quedara en casa, y dio inicio a un idilio con Donostia que promete ser duradero.

Aviron empezó de la mejor de las maneras el choque correspondiente a la segunda jornada de Liga. Anotó dos ensayos, por mediación de Peyras y Elhorga, ambos transformados por Arrayet (14-0). Los txuri urdin se habían aprovechado de dos errores defensivos del Stade Français y se las prometían muy felices, pero los parisinos, que trajeron 300 aficionados al estadio, conforman una de las mejores plantillas del Top 14 Orange. Por eso a nadie le extrañó la remontada, en apenas 20 minutos, del conjunto de la capital francesa. Antes, había marrado hasta tres golpes de castigo. Circunstancia imperdonable en un partido del más alto nivel, sobre todo tratándose de patadas relativamente sencillas. Pero un ensayo de Haskell, un brillante drop de Beauxis y un ensayo de Messina tornaron la alegría en tristeza en el estadio donostiarra. Se mascaba la derrota (14-18), porque el conjunto visitante presionaba arriba y parecía encontrarse más cómodo. El ala internacional francés Pepito Elhorga sumó su segundo ensayo justo antes del descanso y propició que los locales se tomaran la cerveza del descanso con relativo optimismo (19-18).

Cambio de tornas

En la segunda mitad cambiaron las tornas. El juego fue menos brillante y los golpes de castigo tomaron protagonismo. Dupui, ex jugador de Biarritz y ahora en las filas del Stade Français, dejó de lanzar tras su nefasta actuación en esta suerte en la primera mitad. Falló tres lanzamientos. Beauxis tomó la alternativa y estuvo muy fino. Pasó dos golpes entre palos en los primeros veinte minutos de la reanudación. Lo que ocurre es que el apertura de Maule, Beñat Arrayet, estuvo excelso. Anotó 14 puntos en la segunda parte.

Aviron se llevó una victoria fundamental para sus aspiraciones de situarse pronto en la zona noble del Top 14. Y sedujo a Gipuzkoa. Primero puso a disposición de nuestros clubes entradas. Cada unidad vendida reportaba dos euros a nuestros equipos. Después, sus hinchas se comportaron genial. Y además, acabaron entonando el txuri urdin, cuando el partido concluía y justo antes de que Elhorga firmara un excepcional tercer ensayo. La plantilla de Aviron dio una vuelta al estadio para agradecer un ambiente digno de noche europea de fútbol. ¡¡¡Allez Aviron!!!

Fotos

Vídeos