«El juego del rebote demuestra que la pelota no es deporte individual»

BEGOÑA DEL TESO
Jon en el frontón de Villabona con las herramientas del rebote. /J.M. LÓPEZ/
Jon en el frontón de Villabona con las herramientas del rebote. /J.M. LÓPEZ

El 31 de julio, festividad de San Ignacio, se disputó en el frontón de Villabona el magno partido de rebote que año tras año desde hace ocho décadas se celebra entre el equipo del lugar y los bravos jugadores de Hazparne. En ese momento hablamos con Jon en compañía de Jose Antonio Iruretagoiena, presidente que fuera de la sociedad en cuyo escudo sobresale como emblema un , el aparato de madera o piedra sobre el que se hace el saque. Sin el rebote habría, probablemente desaparecido aquí. Esta modalidad se mantiene viva en Villabona y Zubieta, se recupera en Oiartzun y tiene puestas sus esperanzas en el nuevo campo de Azkoitia. En la memoria, otros dos defensores de este juego: Teodoro Hernandorena Barandiaran y Enrique Abril Rey.

- El rebote está vivo en Iparralde: Hazparne, Garazi, Donapaule...

- Podrías seguir citando más y más pueblos, villas, ciudades: Sara, Kanbo, Uztaritze. Hasta Pau y Salies du Bearn incluso. De hecho, una de las maneras de sobrevivir que tiene el rebote guipuzcoano, jugado actualmente en Zubieta, Villabona, casi en Oiartzun y acaso pronto en Azkoitia, es participar en la Liga Francesa gracias a la ayuda de los hermanos del Norte.

- Pero antes el rebote era juego practicado en media Euskal Herria Sur: Elizondo, Orio, Irun...

- También en Donostia. En nuestra guía incluimos una foto en la que se ve a un equipo de rebote en la plaza de Atotxa, siendo su , su Teodoro Hernandorena, uno de los grandes amantes, amateurs, impulsores y defensores de este juego. Se llama a aquel que los tantos del partido.

- ¿Qué pasó entre aquel pasado tan espléndido y este presente que casi sólo lo es al otro lado del Bidasoa?

- Tantas cosas, la Guerra incluida, algo que no vivió Iparralde. Pero también dos formas muy distintas de entender la Vida, el Tiempo, el Juego. Hasta la Cultura. El rebote es un espectáculo brillantísimo pero que se toma su tiempo, que tiene unas reglas que no se captan de buenas a primeras. Exige conocimiento y entrega aunque incluso para un espectador novato resulta vistosísimo, alcanzando la pelota velocidades inmensas, sumergiéndote en profundos rituales. No es un deporte televisivo, claro está, pero todos los ayuntamientos de Lapurdi, de Zuberoa, reconocen en él una riqueza cultural inmensa. Y también turística. Las gradas de los frontones suelen estar llenas los días de partido y el ambiente en los alrededores es de gran fiesta. Además, sin desmerecer a otras modalidades tanto de mano como con herramienta, que se juegan contra la pared, esta es la manera más antigua de juego de pelota.

- ¿En serio?

- Mucho. Las modalidades contra pared no tienen más de cien años de antigüedad. El rebote puede llegar a los 200 y hay muchos toponimos () que demuestran que hubo campos donde se jugó hace siglos. Al aire libre y sin pared. ¿Su origen? Quizás sea árabe.

- Explíqueme el sentido de la frase que titula nuestra charla.

- Siempre se dice que el juego de pelota es un juego grandemente individual. Nuestra modalidad contradice esa idea. En un equipo de rebote no puede, no debe, haber individualidades ni. Es un deporte de cinco contra cinco y cada uno de esos cinco son totalmente complementarios. Más aún, los jugadores no representan a un equipo sino a un pueblo: Villabona, Zubieta, Hendaya...

- ¿Es cierto que el tenis es primo lejano, rico y mundialmente famoso, del rebote?

- Totalmente. El tenis es otra evolución de aquel juego jugado por los árabes que luego se convirtió en el francés. El rebote y el tenis coinciden ahora en la forma de contar: a quince, .

- ¿Y el futuro?

- Hay bonitos equipos en Villabona y Zubieta pero lo más importante es que todos sepamos que es un bien cultual nuestro.