Un caso extraño

BENITO URRABURU

El caso de Mikel Astarloza da la impresión de que puede alargase mucho en el tiempo. En éstas situaciones siempre se corre el riesgo de que a uno le engañen. Es algo que va intrínseco con la profesión. pero este asunto a uno le huele mal. Cuando un laboratorio habla de una «sustancia en relación a...» mal empezamos. O es, o no es. No es la primera vez que se produce un caso de 'determinación anómala por parte del laboratorio', que aplica un método indirecto de análisis.

El mal ya está hecho y a Mikel Astarloza y a Euskaltel-Euskadi les ha caído encima una situación complicada, difícil, que les ha dejado muy tocados. Hay que esperar lo que diga la muestra B, que se hará en otro laboratorio y ver lo que ha pasado. Sí hay un equipo que ha cuidado ese apartado es Euskaltel-Euskadi. Basta con mirar la lista de triunfos que llevan. Mikel Astarloza tampoco es un corredor con unos resultados extraordinarios. No tenía necesidad de hacer nada, entre otras razones porque tiene un año más de contrato por delante.

El médico del equipo, Guillermo Cuesta, no se lo cree. Los médicos, por cierto, son eso, médicos, no bioquímicos, ni alquimistas. Esto ya no tiene marcha atrás. Euskaltel-Euskadi seguirá hasta el final, llegará hasta las últimas consecuencias para saber lo que ha pasado con una de esas situaciones que hay que tomar con cautela. Nunca hubieran llevado al Tour un corredor con 'parámetros extraños'.