Astarloza, positivo con EPO recombinada

La sustancia apareció en su orina en un control por sorpresa el 26 de junio, antes del Tour. Los análisis se realizaron en el laboratorio de Madrid

BENITO URRABURUSAN SEBASTIÁN.
Mikel Astarloza entra ganador en la etapa de Bourg Saint-Maurice. /AP/
Mikel Astarloza entra ganador en la etapa de Bourg Saint-Maurice. /AP

DV. El teletipo lo escupía en torno a las cinco de la tarde, pero como las noticias vuelan, sobre todo las malas, para esas horas ya había un buen número de personas que conocían que Mikel Astarloza había dado positivo en un control sorpresa con EPO recombinada. La jornada festiva para el Euskaltel, con el triunfo de Koldo Fernández de Larrea en Getxo, se tornaba en un drama.

El control lo llevó a cabo la UCI el 26 de junio, víspera del Campeonato de España de fondo en carretera que se disputó en Cantabria y en el que Mikel Astarloza finalizó tercero.

La UCI se lo comunicó en primer lugar al corredor, que llamó a los responsables de Euskaltel-Euskadi, Miguel Madariaga e Igor González de Galdeano. También el médico del equipo, Guilermo Cuesta, recibía el impacto.

Los tres se reunieron con el corredor, que negó en todo momento haber hecho uso de cualquier tipo de medicación o de producto prohibido, además de no utilizar ningún tipo de vitaminas que no hayan tenido el visto bueno del equipo. Con esas declaraciones, Guillermo Cuesta llevó a otro laboratorio una muestra de la orina de Mikel Astarloza para que la analizasen.

Igor González de Galdeano, responsable del apartado deportivo de Euskaltel-Euskadi, nos decía que se habían quedado planos: «Era un corredor sobre el que no teníamos ningún tipo de sospecha, ni ahora, ni nunca desde que fichó con nosotros. No podemos acusarle de nada. Vamos a esperar al contraanálisis para decidir qué es lo que hacemos. De momento, tiene el respaldo del equipo».

A diferencia de lo sucedido con el positivo con EPO de tercera generación (CERA) de Iñigo Landaluze, en el que el corredor asumió toda la responsabilidad, en el caso de Mikel Astarloza todo es distinto, en principio, puesto que el corredor ha negado haber utilizado cualquier tipo de substancia a nivel particular, por iniciativa propia, o por medio de terceros.

Miguel Madariaga, máximo responsable del equipo, tampoco salía de su asombro por la noticia recibida: «Lo primero que he hecho es llamar a la máxima responsable del control antidopaje de la UCI, que me ha comunicado que en el Tour no ha salido nada extraño en los análisis que le hicieron a Astarloza».

También hablaron con el médico del equipo, Guillermo Cuesta, que, según Miguel Madariaga, dijo que «como no sea algún derivado de alguna de las vitaminas que han tomado los corredores no tenemos ninguna explicación. Vamos a investigar todo lo que podamos. El primero que lo ha sabido, al que le llegó la comunicación, fue a Mikel».

Se han puesto en contacto con el abogado José Rodríguez, ex presidente de la Asociación de corredores españoles, que se encargará de todos los aspectos legales del caso. En cuanto a Mikel Astarloza, el corredor, por recomendación de su equipo, ha preferido no realizar ningún tipo de declaración, al menos hasta que se vayan sabiendo más datos de una situación que parece extraña.

Miguel Madariaga estaba también preocupado por el futuro del equipo ante esta situación inesperada: «Confiamos en todos los controles internos que hemos realizado a los corredores a lo largo del año. Así como en algún corredor habíamos detectado algún tipo de anomalía, en el caso de Mikel y del resto de ciclistas que estuvieron en el Tour no habíamos visto ningún tipo de problemas. Entre otras cosas porque si lo hubiésemos visto no habrían acudido al Tour, evidentemente».

A la espera de conocer todos los resultados del Tour, hasta el momento los positivos que se han conocido esta temporada han sido los de Danilo Di Luca, en dos etapas del Giro, junto a los de Ricardo Serrano, en una etapa de la Vuelta a Romandía, y el de Iñigo Landaluze, en un control sorpresa, todos ellos con EPO de tercera generación (CERA).

Antes se habían detectado, con el mismo producto, los de Christian Pfannberger y Toni Colom. Con el pasaporte biológico habían tenido problemas el ex campeón del mundo Igor Astarloa, Rubén Lobato y Ricardo Serrano, junto a los italianos Pietro Caucchioli y Francesco De Bonis. En el Tour todo sigue, de momento, inmaculado, sin nada extraño.