El consistorio de Hondarribia apela a la «excepcionalidad» del aeropuerto para no ampliarlo

El alcalde Aitor Kerejeta critica la «falta de respeto y de lealtad institucional»

IÑIGO ARISTIZABAL

HONDARRIBIA. DV. Las últimas noticias sobre la ampliación del aeropuerto no han sentado bien ni entre la población de Hondarribia ni en su Ayuntamiento, que ayer hizo pública una nota a la que se adhirieron todos los partidos políticos, salvo el PSE.

En la mencionada nota, el Ayuntamiento quería mostrar su «queja y rechazo a un acuerdo adoptado a nuestras espaldas» y que no se sostiene «por razones técnicas, operativas y medioambientales y por las afecciones que producirá tanto en vecinos como en empresas del barrio de Mendelu».

Por ese motivo, en la nota se propone que se lleve a cabo «un análisis sosegado y un estudio serio sobre la viabilidad futura del aeropuerto», en el que se tengan en cuenta variables como la implantación del Tren de Alta Velocidad.

En ese sentido, el alcalde,Aitor Kerejeta abogó por la declaración de excepcionalidad del aeropuerto, una figura que permite no tener que aplicar todas las normativas de seguridad vigentes en el caso de aeropuertos que no puedan implantarlas por su situación geográfica. Y recordó que los hay con este carácter de excepcionalidad, como varios canarios, por ejemplo.

«Inseguridad social»

El primer edil aseguró que se habían producido «falta de lealtad institucional y poco respeto» con el Ayuntamiento de Hondarribia, que «en la reunión en la que se suponía ibamos a escuchar cuales eran los planes del Ministerio para con el aeropuerto, nos encontramos con un acuerdo cerrado entre el Gobierno Vasco y el Ministerio».

Según Kerejeta, «el ayuntamiento en general, y yo como alcalde en particular, estamos dispuestos a trabajar conjuntamente con otras instituciones y a ser un sujeto activo en la búsqueda de soluciones, pero siempre que se haga sobre el respeto y lealtad institucional que deben presidir la relación entre las Administraciones».

A partir de ahí, el primer edil explicó que su ayuntamiento se ratifica en la decisión del pleno de noviembre de 2007 de posición contraria a la ampliación y recordó que «las consecuencias sociales, económicas, medioambientales, etcétera, que entonces denunciábamos continúan en la nueva propuesta».

Kerejeta insistió en que «ha sido una decisión tomada sin contar para nada con el Ayuntamiento de Hondarribia, no tanto en la propia decisión (que no nos compete), sino sobre cómo resolver los inconvenientes de la ampliación, que al menos desde el punto de vista urbanístico, sí es competencia de este Ayuntamiento.

Y denunció la «situación de absoluta inseguridad social que tanto los vecinos como los empresarios de la zona, llevan padeciendo los últimos años, y que a partir de ahora van a seguir padeciendo».

Por tanto «abogamos por excepcionalizar el aeropuerto y mantener la pista en las circunstancias actuales, y así garantizar la operatividad actual».