Una solución integral para los residuos urbanos de Gipuzkoa

El próximo 17 de julio el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa se va a convertir en el gestor del modelo de infraestructuras diseñado para dar impulso a una nueva forma de tratar nuestros residuos. Un modelo que deja definitivamente atrás el obsoleto sistema de vertederos como depósito de residuos. Un modelo que fomenta el reciclaje y la recuperación del valor intrínseco de los residuos a través del compostaje y el aprovechamiento de la energía que contienen los residuos que no son aptos para otro tipo de tratamiento. Un modelo que integra un conjunto de infraestructuras de última generación para la gestión de residuos, como las plantas de compostaje y reciclaje, las estaciones de transferencia y el Centro de Gestión de Residuos de Gipuzkoa, ubicado en Zubieta, con sus plantas de biosecado de residuos, valorización energética y reciclaje de escorias y con el centro de interpretación medioambiental.

Se trata de una solución integral que emana de una visión global sobre cómo resolver la problemática de residuos en nuestro territorio. Una visión acorde con los tiempos que corren, necesitados de aportar medidas que sean sostenibles y eficaces para proteger nuestro entorno y preservar la calidad de vida que disfrutamos y que siempre aspiramos a mejorar.

El Consorcio representa las voluntades de las instituciones responsables de la gestión de los residuos a pie de calle, como son las Mancomunidades y los Ayuntamientos guipuzcoanos, a las que se suma el Departamento de Desarrollo Sostenible de la Diputación de Gipuzkoa, aportando la visión global del modelo de gestión de los residuos sólidos urbanos. Es, por tanto, un proyecto soportado por un sólido respaldo y colaboración institucional, que ha sido fruto de un trabajo conjunto entre todos los integrantes del Consorcio y cuyo destino es dar solución a una necesidad de todos los habitantes de nuestro territorio, mediante un modelo avanzado dotado de las mejores tecnologías disponibles.

Gracias a la puesta en marcha de las nuevas infraestructuras de gestión de residuos, en 2016 estaremos en condiciones de gestionar todos los residuos urbanos de Gipuzkoa mediante sistemas complementarios que permitan reciclar y compostar el 57 % de los residuos, convirtiéndonos en un referente a nivel europeo. La fracción última que no sea apta para ningún tipo de tratamiento de recuperación irá destinada a la planta de Zubieta para recuperar el valor energético que contenga. Para hacer posible todo ello hemos realizado con éxito experiencias piloto para sumar un nuevo contenedor marrón que recoja la materia orgánica destinada a la planta de compostaje de Lapatx, dispondremos de estaciones de transferencia de residuos para aquellas mancomunidades que se encuentren alejadas de las plantas de tratamiento final y realizaremos una ampliación de la planta de separación de envases de Legazpi donde se clasifican y se enfardan los envases destinados al reciclaje.

Todas las infraestructuras previstas serán de última generación tecnológica, lo que hará posible el mejor tratamiento posible hoy en día para los residuos urbanos, consiguiendo altos porcentajes de reciclaje, los mejores resultados que en la actualidad se pueden conseguir en materia de compost, así como una incineración y valorización energética con el menor impacto posible en el medio ambiente. Gracias a las modernas instalaciones del Centro de Gestión de Residuos, cuya construcción ya ha dado sus primeros pasos con el análisis del terreno donde se ubicará, y que contará con avanzados sistemas de pretratamiento por biosecado y tecnología punta en la recuperación de cenizas y escorias.

Cuando se apostó por este nuevo modelo y se decidió cerrar el vertedero de San Marcos, éramos conscientes de que las localidades en las que aún se mantienen operativos vertederos iban a asumir un incremento temporal en el volumen de residuos. Durante el periodo de transición que requiere la construcción y puesta a punto de las infraestructuras necesarias para hacer realidad este nuevo modelo, los vecinos de Lapatx, Urteta y Sasieta tendrían que soportar un incremento de las molestias asociadas a los vertederos. La solidaridad que están demostrando es realmente muy meritoria. El plazo para que estas molestias desaparezcan definitivamente es ya cada vez más corto.

Gracias a las instituciones participantes en el Consorcio de Residuos de Gipuzkoa, se abre una nueva era en la gestión de los residuos de nuestro territorio, mediante un modelo avanzado y sostenible. Un proyecto compartido que contribuirá a preservar nuestro valioso entorno y a mejorar decisivamente la calidad de vida de todos los ciudadanos y ciudadanas de Gipuzkoa.