La izquierda abertzale considera que «la derrota militar de ETA sencillamente no es posible»

Señala en un comunicado que «la negociación y el diálogo son la única alternativa para buscar soluciones eficaces a los problemas políticos»

DV. La izquierda abertzale afirmó ayer, por medio de un comunicado, que «la derrota militar de ETA sencillamente no es posible», por lo que «la negociación y el diálogo son la única alternativa». Asimismo, critica «las últimas detenciones» de presuntos miembros de ETA en Gipuzkoa y Francia y las declaraciones de dirigentes políticos sobre la posibilidad de abrir un proceso para la ilegalización de Iniciativa Internacionalista-Solidaridad entre los Pueblos, candidatura para la que pidió el voto en las pasadas elecciones europeas. Insiste en que esta coalición, «como dijimos en su día es ajena a la izquierda abertzale», y lamentan la reacción crítica al artículo de opinión de su cabeza de lista, Alfonso Sastre.

Considera que las últimas operaciones policiales y la «exigencia de mayor contundencia» contra ellos, «no son más que la consecuencia directa de una apuesta política, intentar neutralizar y destruir al independentismo, y la enésima intentona para hacer creer a la opinión pública española (que existe) la posibilidad real de derrotar definitivamente a la izquierda independentista». En este punto, la izquierda aber-tzale «reitera su disposición constructiva para la búsqueda de escenarios y soluciones democráticas. Ésa y no otra es nuestra apuesta política».

La nota hecha pública ayer señala que «decíamos con ocasión de la muerte del inspector jefe de Policía Eduardo Puelles que seguir insistiendo en la espiral represiva era amén de una estrategia demostrada estéril hasta la saciedad, una auténtica irresponsabilidad política».

«Análisis real»

Añade que, «sin embargo y desgraciadamente, hemos vuelto a comprobar que tanto desde las instituciones constituidas de manera antidemocrática, como desde las instancias gubernamentales españolas se insiste en plantear como alternativa la represión y la victoria policial».

A juicio de la izquierda aber-tzale ilegalizada, un «análisis real» de la situación debe contener que la «derrota militar de ETA sencillamente no es posible, y así se ha demostrado en los 50 años de su propia existencia», que la negociación es la «única alternativa» y que «el conflicto político no puede ser reducido a un problema 'antiterrorista'». «El problema político -se señala en el comunicado- se basa en la existencia de una mayoría popular vasca que demanda el respeto a su condición nacional y el respeto al derecho a decidir libre y democráticamente nuestro futuro».

La izquierda abertzale señala por último que está «dispuesta a colaborar honesta y lealmente en la búsqueda de dicha solución», pero considera que si «la apuesta de los Estados (español y francés) sigue siendo el incremento de la represión para tratar de condicionar nuestras posiciones políticas, ese esfuerzo será absolutamente baldío».