Las nuevas villas de Ondarreta

Unas se construyen ya y otras esperan al nuevo Plan General, que permitirá subdividir cada edificación en un máximo de seis viviendas

AINGERU MUNGUÍA| SAN SEBASTIÁN.
La familia Alba tendrá su nueva villa construida en poco tiempo. /JUANJO AYGÜES/
La familia Alba tendrá su nueva villa construida en poco tiempo. /JUANJO AYGÜES

DV. La normativa que rige lo que se puede o no construir en la exclusiva zona de las villas de Ondarreta va a sufrir un revolcón con el nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU). Es uno de los lugares más privilegiados de San Sebastián, pero el tamaño de las parcelas, el de las villas y la rígida normativa existente hasta la fecha ponían en entredicho la continuidad en ellas de muchas familias. Pese a los condicionantes, hoy en día se levantan nuevas edificaciones. Pero el nuevo Plan General abrirá más la mano y permitirá algunos cambios importantes. Los fundamentales serán que cada villa se podrá subdividir interiormente hasta es seis viviendas y que los hoteles se podrán instalar en la zona sin las actuales limitaciones de distancias. ¿Y esto por qué es importante en Ondarreta? Lo vemos a continuación.

VILLA SOBRINO

Derribada y con proyecto

La vivienda que será hotel

Apuesten a que será un hotel lo que se construirá en esta codiciada parcela con vistas a los jardines y la playa de Ondarreta. Sus propietarios, la empresa Etxa S.A., dirigen el anejo hotel La Galería y compraron esta finca en una subasta pública con el objetivo de ampliar su negocio. Lo que ocurre es que con el actual Plan General no lo pueden hacer -el hotel La Galería está a menos de 50 metros y no se pueden unir las parcelas- y con el derribo del anterior edificio presentaron un proyecto que no desentonara mucho con el actual planeamiento urbanístico. La demolición hace dos años de la villa, en la esquina de la avenida de Satrústegui y la calle Infanta Cristina, tuvo cierta polémica. Obra del reputado arquitecto Javier Carvajal Ferrer, que la proyectó en 1971, se concibió como vivienda unifamiliar de verano de la familia Sobrino. La singular construcción con tejado a dos aguas era una evocación simbólica del caserío vasco. A principios de los 80 la casa fue comprada por la Diputación y en 1983 fue cedida a la Fundación Azti-Tecnalia que la ocupó hasta el año 2000. El edificio se sacó a subasta pública y lo adquirió Etxa S.A. para destinarlo a ampliación del hotel La Galería, algo imposible con el actual Plan General. Pero esta empresa quería derribar la villa y con la demolición es necesario presentar un proyecto de lo que se quiere levantar. Etxa SA presentó un proyecto de edificio bifamiliar -es la imagen que acompaña la fotografía-, que se encuentra en tramitación y que requiere varios ajustes porque incumple la normativa de retiros -distancias del edificio con el límite de la parcela-, alturas, y superficies máximas. Este periódico se puso en contacto con responsables de la empresa, quienes declinaron comentar nada sobre el proyecto o los planes de futuro.

GURE KAIOLA

En construcción

Villa bifamiliar junto al Txomin

El edificio que hace unos años albergó la sede de la Asociación de Hostelería de Gipuzkoa, ubicado entre el hotel San Sebastián y el restaurante Txomin, en la calle Infanta Beatriz nº 18, comenzó a ser derribado el verano pasado. La villa se denominaba Gure Kaiola y los promotores del nuevo edificio -Tovalmo 2001 S.L.- han mantenido el nombre en la nueva villa que hoy se construye en la parcela. Se trata de una finca muy visible no sólo desde la calle Pamplona, que emboca en el Antiguo a todos los que bajan de Igeldo, sino desde la propia avenida Zumalacárregui.

El camino que va a recorrer esta edificación será el contrario al que se pretende en Villa Sobrino. De ser un edificio de uso terciario se le vuelve a dar una función residencial. La anterior villa tenía una edificabilidad sobre rasante consolidada de 647 m2 y el proyecto ajusta los nuevos espacios a esta superficie casi al milímetro.

VILLA IZARRA

Casi terminada

Vivienda unifamiliar para los hijos

En la calle Infanta Cristina nº 16 se levanta la nueva villa Izarra, propiedad de José Antonio Alba que ha demolido su anterior vivienda para edificar una nueva que la ha puesto a nombre de sus cinco hijos. La primera construcción en esta parcela data de 1924. En 1952 se efectuó una reforma y ampliación bajo el nombre de Villa Astur, obra del arquitecto Manuel Urcola. Posteriormente se hicieron nuevas obras interiores y exteriores. El propietario de la parcela impulsó el nuevo proyecto con el objetivo de aprovechar al máximo la capacidad edificatoria y dotarla de garajes. La nueva villa es una única vivienda en tres plantas.

En el tejado se instalarán paneles de captación solar térmica.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos