Artesanía en el Triángulo

La feria Artisautza, con 16 puestos de artesanía y 5 de alimentación, expone estos días bonitos complementos y pequeñas tentaciones para el hogar

AINHOA CALLEJA
Susana Segovia, de Irunberri (Navarra), trabaja la lana y el fieltro./KLISK/
Susana Segovia, de Irunberri (Navarra), trabaja la lana y el fieltro./KLISK

TOLOSA. DV. 16 artesanos y 5 puestos de alimentación componen durante este fin de semana la feria de artesanía Artisautza, de Tolosa. Además de los puestos de dulces, quesos, converservas... las tentaciones en los puestos de artesanía son de lo más variadas: desde los coloridos completos realizados con fieltro, pasando por joyería, utensilios de cocina, cuero, vidrio, ropa, juguetería... hasta la talla de madera para decorar el hogar.

La sensación general de los artesanos ha sido bastante buena en relación a las ventas. Marijo Gordillo, del taller de vídrio Kiara de Bidania, reconoce que cada vez tienen que participar en más ferias porque no pueden competir con las grandes marcas. Aún así, se mostraba contenta con las ventas de relojes, apliques, centros de mesa y pitxias.

Susana Segovia, de Irunberri (Navarra) muestra uno de los puestos más coloristas. «Trabajamos la lana para convertila en fieltro y después la teñimos con plantas recolectadas. Es una técnica muy tradicional en el Norte de Europa y Asia, y aquí, con diseños modernos, despierta mucho el interés de la gente».

Jabier Iraeta, del taller Keixart, expone sus trabajos en madera tallada. «Tenemos diseños con fotografías impresas, positivaciones... pero la gente prefiere los tradicionales o los relojes, siempre que incluyan un lauburu o un eguzkilore». El artesano decía estar muy satisfecho en Tolosa. «Hay muchos paseantes y ha habido ventas y encargos».

Los puestos de alimentación, por su parte, estaban también muy animados, a pesar del mercado.

Hoy aún quedará tiempo para acercarse a la feria y adquirir algún capricho.