«El objetivo es estar en los Juegos de Londres»

Doble campeona de España y quinta en su primer europeo, quiere una plaza en el Mundial

FERNANDO BECERRIL| SAN SEBASTIÁN.
Oiana Blanco y Esteban Arrillaga. /LUSA/
Oiana Blanco y Esteban Arrillaga. /LUSA

DV. Oiana Blanco estuvo a punto de lograr una medalla en Tiflis en sus primeros campeonatos de Europa de judo, pero la quinta plaza, tras una notable actuación, es un resultado importante que le permite ganar puestos en el ranking mundial.

- ¿Sintió pena o satisfacción?

- El europeo me salió bien. Me dejó la rabia que sientes cuando ves que podías haber sido tercera, pero terminé contenta.

- ¿La decisión de esa pelea por el bronce fue correcta?

- Estábamos en el punto de oro y yo llevaba bien el combate. Le había sacado una sanción y había hecho alguna técnica que antes hubiera sido koka, pero que ahora ya no puntúan. En una acción suya, yo traté de quitármela de encima y le barrí la pierna por delante. Es algo que no se puede hacer, pero me salió espontáneo. En cuanto el árbitro paró la pelea, me di cuenta de lo que había hecho.

- Pero creo que no hubo acuerdo entre los jueces.

- No, no lo hubo. Uno no lo había apreciado y en ese caso lo normal es que no se sancione, pero en esta ocasión el supervisor de los jueces estaba presenciando el combate y él sí lo había visto. Les llamó y le dieron el triunfo a ella.

- Con este resultado estará muy cerca del Mundial.

- El requisito que exige la Española para asegurarte un puesto en el Mundial es una medalla. Tengo dos salidas en junio y espero conseguirla para no tener ninguna duda. Hay que sacar medalla.

- ¿Tan importantes es ahora el sorteo de la primera ronda?

- Pues sí. Desde que ha dejado de existir la opción de la repesca cuando pierdes el primer combate, se ha convertido en un factor importante.

- En Tiflis le tocó empezar contra la polaca Pulkosnik, cuatro medallas en Copa del Mundo. ¿Cómo le sentó?

- No me pareció mal. Nunca me había enfrentado a ella. Al final, uno tiene que hacer su campeonato. Siempre influye quién te toque, pero alguien te tiene que tocar.

- Además le fue bien.

- Me habían dado una sanción, pero ahora no puntúa, y eso me obligó a ser un poco más ofensiva. Marqué un yuko y me llevé el combate.

- La rusa Bogdanova, su segunda rival, también tiene buen historial.

- Tampoco me había enfrentado nunca a ella. Estuve tranquila y confiada. Durante todo el campeonato me sentí segura dentro del tatami. Llegamos al punto de oro y pude marcar un yuko en una contra.

- La victoria le abrió las puertas de la semifinal.

- Sí, pero yo tampoco estaba pensando en eso durante la pelea. Estaba metida en un combate bastante cerrado. Llevé la iniciativa, pero no pude marcar durante los cinco minutos de la pelea. En la prolongación lo conseguí.

- ¿Cómo se vio con la francesa Jossinet en esa semifinal?

- Me había enfrentado a ella en París, pero aquel día estuve mal. Esta vez, no. Salí muy centrada. Iba bien. Yo hice un ataque y sentí que era un buen ataque. Así que quise seguir, pero ella sacó una pierna y me hizo una contra. Después me cogió en el suelo y me ganó.

- ¿Qué horizonte personal se plantea ahora?

- El objetivo es Londres. Por lo menos voy a llegar en activo a los siguientes Juegos Olímpicos. Tendré 29 años y no me quiero quedar a medio camino.

- El final de Liga coincide con una de las salidas internacionales.

- Sí, me lo pierdo. Me fastidia, la verdad. La Liga es otra cosa. Vas con todo el club. Hay gente que compite más, pero otros compiten menos y su objetivo es la Liga. Hay otro ambiente. Te da rabia no ir, pero mientras sea por algo mejor...