Preparadas para la autodefensa

El departamento de Igualdad, con el objetivo de frenar la violencia sexista, ha organizado un curso de defensa personal para mujeres

AINHOA CALLEJA
Maitena Monroy enseñó a las mujeres a defenderse físicamente con trucos y golpes en partes débiles.  /KLISK/
Maitena Monroy enseñó a las mujeres a defenderse físicamente con trucos y golpes en partes débiles. /KLISK

TOLOSA. DV. Dentro del programa , que ha organizado el departamento de Igualdad del Ayuntamiento de Tolosa, el pasado fin de semana se llevó a cabo un curso de autodefensa para mujeres en el polideportivo Usabal. La bilbaína Maitena Monroy fue la encargada de impartir el cursillo de diez horas, en el que han participaron 10 mujeres, de entre 20 y 40 años.

Maitena forma parte de la Asamblea de Mujeres de Bizkaia y ofrece cursos sobre defensa por toda la geografía española, pero además, hace una excelente reflexión sobre la violencia hacia las mujeres y sobre la importancia de saber defenderse.

El curso se dirigía hacia cualquier mujer interesada en el tema, independientemente de su condición física. Desarrollaron dos áreas de trabajo: una física y otra psicológica, necesarias para concienciarse de los derechos de las mujeres, de su fuerza, de su valía y eliminar así los tópicos que, en ocasiones, les convierten en personas inseguras, indecisas, vulnerables y autoinfravaloradas.

«Hay que revelarse cuando nos dicen: ten cuidado que te puede pasar algo; no vayas tan maquillada o con una falda tan corta... Este tipo de comentarios nos advierten de algo, pero no sabemos muy bien de qué. Simplemente nos atemorizan, nos hacen inseguras y así se produce un control sobre nosotras».

El origen de esta violencia es la desigualdad entre hombres y mujeres. «No debemos buscar atenuantes como el alcohol, porque el elemento primordial es el machismo. Algunos hombres sienten que pierden el poder que creen que les corresponde en esta sociedad, no están dispuestos a ceder y responden con violencia», expresa Maitena.

Para defenderse de esta situación se deben generar espacios que posibiliten concienciar a las mujeres de sus derechos y de su parte de responsabilidad, para acabar con este tipo de violencia. «Las mujeres debemos identificar esta violencia que viene desde el lenguaje, la expresión corporal, la música, los medios de comunicación, algunas sentencias, etc. Para ello, en el curso hemos hablado sobre numerosos mecanismos».

Defensa física y mental

Maitena Monroy señalaba durante el curso que es importante evitar las situaciones de peligro, porque de esta forma, muchas veces se pueden evitar las agresiones. El objetivo no es enfrentarse físicamente al agresor, a no ser que no quede otra salida. Pero llegados a este punto, las cursillistas aprendieron recursos para saber enfrentarse a través de técnicas fáciles «con las que se puede hacer mucho daño», indicaban. En este caso, «la técnica se impone a la fuerza, de la que en ocasiones podemos carecer frente a un hombre», señala la monitora. En este sentido, también es necesario conocer todas las armas con las que cuentan las mujeres: desde la mirada, las posturas, formas de caminar, de hablar, hasta golpes en partes débiles, trucos, etc.

El resto del cursillo trataba de aumentar la autoestima y solidaridad colectiva frente a los actos machistas, así como analizar la importancia de la violencia simbólica a la hora de perpetuar la violencia sexista. Se trató de dotar a las mujeres de los recursos para identificar y prevenir estas actitudes antes de que se conviertan en situaciones más violentas.