«El Mercado de Irun era un auténtico mentidero público»

Es un irundarra muy conocido, porque sí y por su vis cómica. Su presencia en 'Vaya Semanita' ha multiplicado exponencialmente su popularidad. Pero es el mismo

El actor 'dobla' una de las esquinas que dan acceso a la plaza Erromes. /FLORENTINO PORTU/
El actor 'dobla' una de las esquinas que dan acceso a la plaza Erromes. /FLORENTINO PORTU

M ÁS de uno se va a llevar alguna sorpresilla que otra cuando termine de leer la entrevista, que para eso están. Es un personaje muy popular por mucho que él quiera obviar esa realidad. Y está en esas, porque siempre ha querido mantener su intimidad. A veces lo ha conseguido, otras no. Hoy, tampoco, pero siempre con un talante abierto y positivo. Mañu Elizondo Lasarte nació en Astigarraga (primera sorpresa) hace 53 años, pero se vino para Irun el mismo día que cumplía su primer lustro de vida. Está separado y tiene un chaval de 14 años, que se llama Martxel, buen piragüista. Fue profesor de euskera en la Escuela Oficial de Idiomas de Pamplona antes de dedicarse al mundo del doblaje, en el que ha cumplido 26 años de incesante actividad. Después desembarcó en 'Vaya Semanita', donde lo borda. Aficionado a la música, le encanta ver y jugar a pelota (paleta), aunque lo que más le gusta es la cesta. Gran conversador, tiene una memoria envidiable y una visión filosófica de la vida como muy positiva.

- Aúpa mozo, ya sabes que yo casi siempre empiezo por los nombres. Veamos, Manuel, Imanol, Manu, Mañu, Mañueltxo. ¿Cómo te llamo?

- A mí se me dirigen de todas esas formas, pero la más usual fue Mañueltxo, que ha derivado en Mañu, como tú.

- Somos pocos pero buenos...

- Pocos, no sé; buenos, seguro.

- ¿Sabes que te conozco como si te hubiera parido?

- No podía ser de otra manera. Los dos hemos crecido en el Mercado de Abastos de Irun, donde trabajaban nuestros padres. Es lógico. ¡Qué tiempos!

- Recuérdamelos.

- Es que el Mercado tenía lo suyo y más. Allí se juntaban todos los 'correveidiles' del pueblo, era un auténtico universo en tiempos en que la información no circulaba y el peso del comercio no era tanto. Allí, sí. Era un auténtico mentidero público, donde se conseguían hasta los 'pases de favor' para pasar al otro 'coté'. La Comisaría era un espacio superado, porque en el mismo Mercado dos policías armadas te daban lo que correspondía en el establecimiento oficial. Eran los conseguidores del favor.

- Me acuerdo mucho de tu familia...

- Ahí estaba la amatxo, Teresa Lasarte, una de las floristas del Mercado, con mi aita, Manuel, siempre muy cerca. También, mis hermanas Maite y Begoña. Esta última fue la que se quedó con el puesto. Mi hermano Javier se dedicó a otros menesteres.

- Lo mismo que tú, ¿no?

- Yo empecé a dar clases de euskera y luego llegó lo del dobleje. Euskal Telebista, ya hace 26 años, estaba a punto de estreno y el ente necesitaba completar un 'stock' de películas. Se necesitaban voces para esas cintas, se hizo una selección y me eligieron. Ya son 26 años de actividad.

- ¿Cuántas películas y a cuántos actores has doblado?

- Es imposible de calcular, pero te daré algún nombre. Por ejemplo, a Gene Hackman, Richard Harris, Clint Eastwood, Silvester Stallone o Harrison Ford, entre otros. Siempre en euskera, que era para ETB-1.

- Decía Constantino Romero que el doblaje estaba muy bien pagado.

- Y decía bien, porque era así. Pero que se sepa, que ahora se cobra lo mismo que hace veinte años. Eso ocurre con los sueldos de las profesiones que se masifican. Como la vida misma.

- Y luego, a 'Vaya Semanita'

- Sí, después de estar siete años en 'Goenkale', donde hacía de er-tzaina. Hubo un casting cerrado y me escogieron. Me encantó y sigo muy a gusto.

- ¿Te paran mucho por la calle?

- Me miran y me saludan, sin más. Además yo sigo moviéndome en los mismos ambientes. La gente ya me conocía de antes. Siempre me he esforzado en separar dos temas: mi vida es mi vida y mi curro es mi curro

- A mí me pareces un tío hipercachondo. ¿Qué opinas?

- Eso lo tienen que valorar los demás. Yo me tengo por una persona con cierta chispita. Si no...

- Bueno, dime cosas guapas de Irun.

- Lo mejor de Irun es su paisaje y su paisanaje. Es un lugar precioso, donde estamos pegando al mar, a la playa y al monte. Tenemos un tamaño intermedio y un punto cosmopolita nada desdeñables. Tenemos suerte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos