El PNV afirma que la CAV «no está para huelgas generales» y que es una iniciativa «irresponsable»

Otegi apoya la convocatoria y descarta que vaya contra el nuevo Gobierno Vasco. Eguiguren, sorprendido de que «se enteren ahora de que hay una crisis económica»

PILAR ARANGUREN| SAN SEBASTIÁN.
Andoni Ortuzar. /EFE/
Andoni Ortuzar. /EFE

DV. La convocatoria de huelga general convocada por los sindicatos nacionalistas para el 21 de mayo concitó ayer más reacciones. El dirigente del PNV, Andoni Ortuzar, aseguró que «Euskadi no está para huelgas generales», una iniciativa que considera «irresponsable» y en la que no observa componentes políticos.

Según Ortuzar, parece que la «irresponsabilidad política que se está instalando en este país por lo que estamos viendo en la constitución del Parlamento y en la del futuro Gobierno Vasco, está contagiando también a otros agentes sociales».

Por contra, lo que hay que hacer, en su opinión, «es trabajar para salir de la crisis de la mejor manera posible cuanto antes» y «fomentar el diálogo político y el diálogo social entre todas las fuerzas para intentar buscar soluciones».

Andoni Ortuzar descartó componentes políticos y señaló que la posición del PNV es la de la «responsabilidad, la de hacer frente a la crisis con todos los medios y desde la mayor de las unidades posibles entre los agentes políticos, económicos y sociales».

A esta opinión se sumó la de la portavoz del Gobierno Vasco en funciones, Miren Azkarate, quien no quiso opinar la víspera al señalar que en esas fechas habrá «otro Gobierno». Ayer indicó que la elección de fechas para la huelga «no ha sido gratuita». Además, rechazó las críticas de los convocantes a las políticas económicas del Gobierno Ibarretxe y les recordó que «la mayor parte de los EREs se han planteado con el acuerdo de los sindicatos de cada empresa».

También se pronunció ayer el dirigente de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi, quien hizo un llamamiento a secundar la convocatoria «para cimentar el cambio social y nacional en Euskal Herria».

Otegi rechazó la idea de que esta huelga vaya contra el nuevo Gobierno Vasco y, tras recordar que en 2002 ya hubo una huelga general convocada por LAB y ELA a favor de la jornada laboral de 35 horas, indicó que esta iniciativa «viene de mucho más atrás, no se ha trabajado en las últimas semanas» y se ha convocado «también en Nafarroa».

Por su parte, el presidente del PSE-EE, Jesús Eguiguren, incidió en la idea de que la convocatoria va en contra del nuevo Ejecutivo vasco. «Visto desde fuera parece que se quiere crear un clima para desanimar al nuevo Gobierno», aunque apuntó que no lo lograrán.

De hecho, mostró «un poco de sorpresa» de que los sindicatos nacionalistas «se enteren ahora, en el momento en el que llega un lehendakari socialista, de que estamos inmersos en una crisis económica».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos