Vitoria inaugura el nuevo complejo museístico Bibat tras años de retrasos

El edificio acoge los museos de Arqueología y Fournier de Naipes, en una estructura que conjuga antigüedad y modernidad. Se exhiben 1.500 piezas de arqueología y 250 barajas de cartas

Una visitante contempla una de las piezas expuestas en el recién inaugurado Bibat. /IGOR AIZPURU/
Una visitante contempla una de las piezas expuestas en el recién inaugurado Bibat. /IGOR AIZPURU

DV. Ayer quedaba inaugurado el nuevo complejo museístico Bibat, que había sufrido varios retrasos durante su adjudicación y construcción debido a principalmente a los robos de material de bronce, y que acogerá en un mismo edificio los museos de Arqueología y el Fournier de Naipes donde se expondrán alrededor de 1.500 piezas de arqueología y 250 barajas y naipes.

El edificio de bronce, que se encuentra ubicado entre las calles Cuchillería y Pintorería del casco viejo de la capital alavesa, albergará las colecciones del antiguo Museo de Arqueología y del de Naipes. Se trata de una obra del arquitecto Patxi Mangado que ha contado con una inversión de 14,6 millones de euros.

El nuevo museo dispone de 5.700 metros cuadrados de superficie útil distribuidos en cuatro plantas y dos sótanos, y para su construcción se han empleado 40.000 metros cuadrados de chapa de bronce. Otra de las características del edificio son los lucernarios o prismas de vidrio inclinados que atraviesan las salas de exposiciones.

En la parte dedicada a la arqueología se expondrán alrededor de 1.500 piezas, mientras que el de Naipes mostrará unas 250 barajas estructuradas por temas y que explican el proceso de su fabricación y los diferentes tipos de juego.

Recorrido en el tiempo

Impresionado por el envoltorio, el visitante penetrará en el edificio para encontrar una colección de numerosísimas piezas procedentes de varios yacimientos habitados durante milenios. Lascas y hachas primitivas, restos de monumentos megalíticos, ajuares funerarios de la edad de Bronce, ánforas y vasijas, mosaicos que un día decoraron una terma, Venus, estelas, cerámicas, los propios esqueletos de sus autores... la lista es interminable. Repartida por las tres plantas del edificio, ofrecerá al visitante un completo recorrido en el tiempo y le permitirá darse un garbeo desde la Prehistoria hasta la caída del Imperio romano.

Cabe señalar el modo de presentación, decididamente visual, apoyada por proyecciones, gráficos, y paneles explicativos que ayudan a contextualizar cada una de las piezas de la colección. El Bibat contará con una amplia programación de actividades de difusión, visitas y talleres didácticos que contribuirán a dar a conocer la historia del territorio alavés.

El acto de inauguración estuvo arropado por el lehendakari en funciones Juan José Ibarretxe que consideró una combinación «maravillosa» que a cien metros se encuentre la catedral y el centro museístico Bibat, afirmando que se trata de «una demostración de que las sociedades viven superando la contradicción». «Debemos estar orgullosos de nuestro pasado y de esta manera construir el futuro de forma libre», reiteró.