Otegi niega «rotundamente» que hablara con el PSE la noche electoral

Cree que el Gobierno Zapatero podría atreverse a impulsar un nuevo proceso de paz «sin tardar excesivo tiempo». Dice que no le consta que exista «algún movimiento en ETA»

DV. El ex portavoz de Batasuna Arnaldo Otegi desmintió ayer «rotundamente» que él o algún otro dirigente de la izquierda abertzale hablara con el PSE la noche electoral del 1 de marzo, como aseguró el PNV. Replicó al presidente jeltzale, Iñigo Urkullu, que «aquí, el único plan oculto y la única tinta de calamar es la del EBB» porque «el PNV ha corrido a Madrid, donde decía que estaba el mando a distancia si ganaban los socialistas, para ofrecer la cabeza del lehendakari» tras «renunciar al derecho a decidir» y «para pactar lo que hubiera que pactar con tal de mantener el gobierno de Vitoria».

Por eso, mantuvo, desde el PNV «lo tratan de ocultar, diciendo que los socialistas han hablado con Batasuna». «Y si fuera verdad, ¿qué pasa, que el PNV escucha nuestras conversaciones telefónicas? ¿Quién es capaz de demostrar que yo he mantenido una conversación telefónica con otro señor desde la clase política? ¿Qué quiere decir, que nos espían? Porque eso es como para ir al Juzgado de Guardia mañana», aseveró.

Otegi trasladó, además, un mensaje: su convencimiento de que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero podría atreverse a impulsar un nuevo proceso de paz «sin tardar excesivo tiempo». Afirmó que su «compromiso» personal y el de la izquierda abertzale «es firme para construir ese proceso».

No quiso poner plazos pero aseguró que «es posible volver a construir esa esperanza». «Creo que es posible construirla con garantías e incluso decir que podemos construirla de manera paciente para que, al final, ese proceso alcanzase un escenario final», expuso en una entrevista en la televisión pública vasca. Consciente de que habrá «más dificultades» de cara a la credibilidad de la sociedad vasca, precisó que la izquierda abertzale debe hacer «parte de autocrítica» por los dos últimos procesos realizados en la última década «que han fracasado, entre comillas, porque hay muchas de las cosas en las que se ha avanzado, que están encima de la mesa».

Sumar fuerzas

Preguntado por si existe algún movimiento en ETA, afirmó que no le constan. «Lo que hay es una apuesta común de la izquierda abertzale por sumar fuerzas y abrir un proceso democrático», insistió. Además, precisó que no adelanta «más cosas» que quisieran hacer porque no pretenden «dar la impresión de que la izquierda abertzale vuelve a sacar un conejo de la chistera para que, después, si no hay bases sólidas, se vuelva a frustrar una esperanza».