Los otros 'concejales' iruneses

La ciudad de Irun sigue viva, pero no sólo por el impulso de las instituciones sino también por el gran aporte de entidades como el Foro Ciudadano Irunés, que pelea por la dinamización local

MAÑU DE LA PUENTE MANUDELAPUENTE@YAHOO.ES
Miembros del Foro, en la asamblea general anual ordinaria recientemente celebrada. / FERNANDO DE LA HERA/
Miembros del Foro, en la asamblea general anual ordinaria recientemente celebrada. / FERNANDO DE LA HERA

El movimiento se demuestra andando hacia los avances. Y eso es lo que hace, en un plano estrictamente local, el denominado Foro Ciudadano Irunés, entidad que viene de celebrar su asamblea general anual ordinaria. El encuentro, que contó con la asistencia del 42% de sus miembros (no está nada mal el porcentaje) sirvió para cerrar capítulo (2008) y reelegir a la cúpula de la Junta Directiva.

Tal y como se me confirmó oportunamente, Lucía Garbayo seguirá al frente del ente, al menos, durante un año más. Fue elegida por la unanimidad (tampoco está en absoluto mal) de los asistentes. Y lo propio ocurrió con la figura del secretario, Luis Mari Etxepare Sarriegi; y del tesorero, Mariano Herguedas.

Ambos tres repiten en el cargo, demostrando ese admirado carácter que les delata como auténticos activistas sociales.

El resto de los cargos también podrían ser renovados en la próxima sesión de la Junta Directiva que, presumiblemente, se celebrará el próximo jueves. Si así fuera, Agustín González se responsabilizaría de la comisión de Urbanismo; Lucía Garbayo reincidiría en Bienestar Social y Koldo Barros en Cultura, Ocio y Deportes. En otro caso, nuevos nombres saltarían a la palestra del trabajo por la ciudad.

El Foro Ciudadano Irunés (al que bautizaríamos por nuestra cuenta como FCI, por aquello de acortar el nombre) tiene un objetivo superior, que no es otro que materializar la dinamización de nuestra vida social, concienciando al ciudadano de una meta: que cada irunés, en solitario, puede presentar ideas y proyectos al Ayuntamiento que, en muchos casos, acaba asumiendo como propios.

Es una bonita teoría que en no pocas ocasiones se ha convertido en una lustrosa realidad. Los datos que se manejan al respecto así lo delatan.

Y la historia de nuestro querido FCI nace por iniciativa municipal de la Corporación que preside José Antonio Santano. Fue en mayo de 2002 y bajo la presidencia del conocido galeno irundarra Luis Mari Elorz.

Hasta 300 aportaciones ciudadanas se reunieron en el 'Libro Blanco del Futuro de Irun'. A los tres meses, y luego de reconocerse públicamente la concienciación y respuesta ciudadanas, la iniciativa se quedó ahí.

Pero, sólo en principio, porque un grupo de iruneses comprometidos quisieron darle continuidad al margen de la cosa municipal y dentro de una independencia exquisitamente conservada hasta nuestros días.

Un total de 167 ciudadanos se reunieron en el viejo Hospital y en octubre del mismo año se aprueban los estatutos fundacionales bajo la presidencia de Luis Mari Etxepare. El primer secretario fue ese otro fenómeno al que conocemos por (Javier Martínez Vesga). La tesorera era Mariángeles González Arenas. Y en las comisiones, los Xabier Txapartegi, José Miguel Ruiz de Munain, Ignacio Imaz y Gerardo García. Con este último coincidí recientemente y le propuse realizar un reconocimiento público a José Mari Castillo, el socio más veterano de AFI.

La segunda Junta contó con Alex Alvarez Luque, Patricía Marés y Javier Aldabe, En comisiones, Lucía Garbayo, Agustín González y Gerardo García. La tercera, es la de anterior referencia y que camina hacia la reelección total.

Son muchas las actividades realizadas durante 2008 y anteriores, tiempos de trabajo en el que se han implicado, por ejemplo, Julio Martínez, Xabier Txapartegi (como responsable de la Plataforma Olaberria) o el ingeniero Siso Iglesias y el arquitecto y buen amigo Javier Guezuraga.

También, otra buena amiga, que es una de lujo, como Juana Mari Erro (Nagusilan), Marilén Ceberio (implicada en temas de Inmigración y Cáritas) o María Dolores Celaya, la esposa de Alex Álvarez, ambos profesores del Instituto, son otras de la entidad.

Lo mismo se puede apuntar respecto a Tomás Fernández, a Chelo Fernández (Bentas) o a Juanma Gamero, el bancario de La Vasconia.

La lista de currantes del FCI es interminable, pero sirva también recordar los nombres de Paki García, Alberto Jabalera (Renfe), Fidel Palenzuela (ex concejal), Raquel Rico (Bienestar Social) o ese veterano tan enrrollado de Aranaz, que es Pedro Lazkano.

En definitiva, un de ciudadanos entregados a una causa: convertir a Irun en la gran ciudad que merece ser. Y lo van consiguiendo...