El edificio Olimpia, erigido en los años 20, fue derribado ayer

Era uno de los exponentes de los grandes cambios de Azkoitia en la década de 1920

JOAQUIN SUDUPE| AZKOITIA.
Hacia las nueve de la mañana, las tenazas de derribo iniciaron la labor de demolición hacia el interior del edificio Olimpia. / SUDUPE/
Hacia las nueve de la mañana, las tenazas de derribo iniciaron la labor de demolición hacia el interior del edificio Olimpia. / SUDUPE

DV. Desde ayer por la mañana, el edificio Olimpia, uno de los exponentes de los grandes cambios de Azkoitia en los años 20 pasaba a la historia de los recuerdos.

Enmarcado dentro del estilo denominado Neoarquitectura Vasca, Olimpia se erigía en la misma década que la actual Plaza Berri, las casas entonces denominadas baratas de San Martín y las dos hermanas de Julio Urquijo, las escuelas de Floreaga y la Misericordia, etc. En la década de los 30, fue el centro importante del municipio, salón de cine y teatro, auditorio político donde hablaron importantes figuras de la época como los nacionalistas Irujo y José Antonio Agirre, el conservador y entonces ministro Martínez Anido, destacados socialistas, etc.

Fue, asimismo, lugar de reunión para creación de empresas, de cooperativistas, y foro de conferencias como las llevadas a cabo en 1950 (Conferencias Culturales de Azkoitia), o en 1974, con motivo del 650 aniversario de Azkoitia.

Desde su inicio, hito de modernidad, fue el cine que sustituía a las proyecciones que se hacían en el Salón de Plenos cuando venía el cinematógrafo con su proyector y herramientas. También hizo de lugar de culto religioso entre 1988 y 1992, con motivo de las obras realizadas en aquel entonces en la Parroquia. Su cierre definitivo como lugar de encuentro y actividades diversas fue a finales de la década de los 50 del pasado siglo. Su construcción fue de iniciativa particular con participación de la Iglesia, y todavía gran parte del edificio ha sido hasta hoy propiedad de la Parroquia.

El derribo se iniciaba a las 9 de la mañana, y muchos fueron los que se acercaron para ver desaparecer una parte importante del recuerdo colectivo de los azkoitiarras.