Arantzazu Azpiroz aparca su bicicleta tras haber logrado un buen número de triunfos

La berastegiarra que militaba en el equipo Bizkaia Durango ha puesto punto y final a su carrera profesional para comenzar una nueva etapa

E. UGALDE DV.| BERASTEGI.
Arantza se despide de su gran pasión, la bicicleta, tras muchos años repletos de éxitos. /UGALDE/
Arantza se despide de su gran pasión, la bicicleta, tras muchos años repletos de éxitos. /UGALDE

La txirrindulari Arantzazu Azpiroz ha decidido poner punto y final a su carrera profesional. Tras correr los últimos cinco años con el equipo vizcaíno Bizkaia-Durango la ciclista berastegiarra ha aparcado su bicicleta porque según asegura «son muchos años corriendo y entrenando». En concreto, 13 años, ya que la joven ciclista de 27 años de edad comenzó con 14 años a practicar este deporte que tanto le ha atraído «siempre me gustó practicar algún deporte y comencé en el ciclismo después de hablar con dos hermanos de Berastegi que corrían en el Oria de Tolosa». A partir de ese momento Azpiroz no dejó de pedalear y desde el comienzo de su carrera logró buenos resultados. «entrenaba duro, a diario. La bicicleta te quita mucho tiempo si quieres estar en forma, ese es uno de los motivos por los que he decidido dejarla».

Atrás quedan las numerosas carreras en las que participó «cuando yo empecé se organizaban tantas carreras en Gipuzkoa durante toda la temporada que casi no salíamos fuera. Ahora las cosas han cambiado mucho para las ciclistas que quieren empezar en este deporte, a penas hay carreras, diez en toda la temporada y la ciclista que quiere hacer algo tiene que salir más fuera». Las cosas han cambiado mucho según la ciclista de Berastegi «la ventaja que tienen ahora es que este año se han formado tres equipos vascos, algo impensable hace unos años».

Paradojas de la vida que no han hecho pensárselo a Arantzazu a pesar de permanecer cinco años con un equipo vasco con el que ha logrado hasta una etapa en el Tour femenino de 2007 «quedé la segunda. Fue una pena porque me sacó unos pocos segundos de diferencia. Después de dos meses me comunicaron que me adjudicaban el triunfo de esa etapa porque la primera clasificada dio positivo en un análisis anti doping». Triunfo que dejó un sabor de boca un tanto agridulce a la berastegiarra «es verdad que me alegré cuando me lo dijeron pero no es lo mismo. Hubiera sido más bonito celebrarlo en el podium, pero no pudo ser».

A ese triunfo en una etapa del Tour femenino hay que añadir a numerosos triunfos en los campeonatos de Gipuzkoa, Euskadi, el campeonato de España de 2002 en categoría élite.

Arantzazu Azpiroz a la hora de repasar sus trece años como ciclista aficionada al principio y como profesional los últimos siete años destaca «la cantidad de gente que he conocido y los buenos amigos que he hecho en todo este tiempo. Son muchas horas, días fuera de casa y he tenido al suerte de conocer mucha gente y muchos de ellos son hoy en día mis amigos».

No en vano, ha participado en campeonatos del mundo, copa mundiales, el tour o el giro femenino. Todas estas competiciones y carreras le han permitido conocer a Arantzazu Azpiroz países como Cuba, Canadá, Suecia, Suiza, Grecia, Francia, Italia. En este último país incluso militó en el equipo Alfalum como profesional junto a la ciclista vizcaína Joane Somarriba. También formó parte de los equipos Macario de Madrid y del Deia, a demás del Bizkaia-Durango.

Reconocimiento

De los años en el equipo italiano guarda un grato recuerdo «en el campeonato de España de 2002, ganó Joane Somarriba. Su triunfo lo viví como si fuera mío. Fue un día especial, muy emotivo para mí. Joane me felicitó por el trabajo que hice para que ella lograra el triunfo. También lo hizo mi entrenador, al que cuestionaron que yo participara en la carrera, pero los buenos resultados y el trabajo que hice echaron por el suelo todas las críticas, algo que me dio mucha fuerza».

Ahora que ha decidido dejar el ciclismo profesional Azpiroz reconoce que «es duro dejarlo. Siempre me ha gustado mucho andar en bicicleta y sigue gustándome, pero ha llegado la hora de de- jarlo».

Asegura que no lo abandona «seguiré haciendo kilómetros en mi bicicleta e incluso, me he ofrecido a ayudar a aquellos ciclistas que quieran empezar en este deporte o lo necesiten, pero ser profesional te exige muchas horas entrenando y ahora quiero hacer otras cosas».

Mientras tanto, Arantzazu prepara y entrega sus curriculums para buscar trabajo como administrativa «el asunto de buscar trabajo está un poco difícil pero es lo que toca hacer ahora».

Una nueva etapa que asegura es dura, pero que afronta como un nuevo reto. Ella, una mujer que trabajó duro para lograr un sitio entre las mejores ciclistas del mundo «las mujeres siempre lo hemos tenido más difícil en el ciclismo.

Los premios por nuestros triunfos o incluso los sueldos eran siempre peores que los que recibían los chicos, incluso entre los corredores profesionales. También era menor el reconocimiento público de nuestro trabajo, aunque teníamos que entrenar tan duro como ellos y hacer tantos kilómetros como ellos para ganar o estar en forma».

Tantos kilómetros, carreras, entrenamientos, tantas camisetas sudas han dejado gratos recuerdos a la txirrindulari berastegiarra que asegura que el sacrificio ha sido grande, pero la recompensa ha merecido la pena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos