«Creo que la Naturaleza es perfecta. También lo somos nosotros, pienso»

Expone su cerámica en el Estudio de Interiores JF, Paseo de Errondo 4. Coreana, hija, hermana y nieta de artistas, reivindica muchas cosas: la artesanía como arte, la búsqueda de uno mismo...

BEGOÑA DEL TESO
Inhee define esa pieza blanca como 'orgánica'. Nosotros dijimos que era 'voluptuosa'. /USOZ./
Inhee define esa pieza blanca como 'orgánica'. Nosotros dijimos que era 'voluptuosa'. /USOZ.

Su abuelo recupera el arte que Japón robó a Corea cuando invadió el país de Inhee. (Lo hizo en 1592, en 1597, en 1905 para covertirlo en colonia en 1910, y durante la II Guerra Mundial, a sangre, fuego e ira). Su padre quiso ser pintor y da clases de Arte aparte de haber creado un museo donde se exhíben las obras reconquistadas. Inhee se sintió fascinada por el español que estudiaba como segunda lengua extranjera. Hizo Filología y cuando vino a practicar el idioma, empezó a estudiar cerámica. En nuestra charla, entre otras cosas, discutimos largo sobre unas cuantas palabras. , por ejemplo., por ejemplo., por ejemplo

- Dice que sólo cuando vino a practicar castellano se 'atrevió' a estudiar cerámica. ¿Por qué? Si en su casa, en su familia, se respira, se vive y se atesora Arte.

- Quizás precisamente por eso. La responsabilidad era altísima. Me iba a sentir observada, juzgada y, sobre todo, comparada. Si te digo la verdad, eso de ser comparada, es una de las características de la personalidad de mi país que me hizo marchar de allá.

- Creo que lo entiendo pero, explíquemelo algo más.

- Lo vas a ver muy claro con este ejemplo. En vuestro país, cuando te dan las notas de un examen te aprueban, te suspenden o te ponen un sobresaliente. Eres tú ante tu éxito o tu fracaso. En Corea, la nota siempre indica en qué puesto quedaste en relación a tus compañeros de estudio. Eres la cuarta entre cincuenta. O la cuarenta y nueve. Somos una sociedad colectiva que confunde el individualismo con el egoísmo. Y yo necesitaba buscarme, encontrarme y entenderme a mí misma. Como individuo. Y también divertirme. Me gusta divertirme en este país.

- Pero de nuestro mundo hay algo que no le agrada tanto.

- Me inquieta que marquéis una diferencia tan grande entre Arte y Artesanía. En Oriente no existe. En mi país no hay artesanos, sólo artistas. La cerámica no es Artesanía sino Arte, no establecemos barreras. Por otro lado, siento que vosotros relacionáis siempre la artesanía con el mantenimiento de la tradición. Como si el artesano estuviera condenado a reproducir pieza a pieza las obras de sus antepasados. Yo pienso todo lo contrario. La artesanía conserva el espíritu de tiempos lejanos pero puede, debe, ser innovada, reformada. Evolucionará con el artista.

- ¿Cómo crea usted?

- Observo la Naturaleza y la transformo. Usando referencias de mis dos culturas. Por ejemplo, me siento obsesionada con los platos, con recrearlos de formas que no sean las típicas. En Corea, en las grandes celebraciones resaltamos la importancia de la comida ofrecida sirviéndola en platos más altos de lo normal y con mayor volumen. Juego con eso. Y con materiales de alta y baja temperatura, loza, grés... Lo que unos no me permiten hacer, lo consigo con otros: ciertas formas y colores...

- Trabaja también con telas.

- Algodón, lino. Todas materias naturales, orgánicas. Las telas me parecen, como la loza, el barro, materiales muy cálidos. Además, el lino y el algodón me dan una tranquilidad que no encuentro en la cerámica donde, antes de la cocción, nunca puedes estar segura del resultado final de una pieza. En una obra de tela, conoces cómo será desde que así lo deseas.

- Para nosotros, su arte desprende la serenidad de Oriente.

- En Corea, sin embargo, me dicen que mis opciones cromáticas son totalmente europeas.

- ¿Discutimos durante unas líneas sobre su idea de perfección?

- Será una disputa muy filosófica pero yo creo que la Naturaleza es perfecta. Multitud de minúsculos fragmentos, de átomos de vida, unidos para crear algo tan supremo como un árbol. Y, de verdad, creo que nosotros también lo somos: somos perfectos.

- ¿En serio?

- De verdad. Por el simple hecho de existir, de estar vivos, de movernos, somos perfectos.

Fotos

Vídeos